Mesa de Redacción

Dos botarates como paradigma

Por Joseba Santamaria - Miércoles, 23 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Como en toda crisis emocional colectiva, como las que genera un atentado terrorista como el de Barcelona, los medios y las redes sociales acogen muestras de solidaridad, ánimo y apoyo y se expresan sentimientos humanistas que conforman una cultura común de convivencia, pero también resaltan los mensajes de odio y la instrumentalización política partidista y mediática de los hechos. Entre toda la morralla racista y anticatalana que han recogido y escrito medios y redes sociales hay dos actuaciones que sirven de paradigma. Por un lado, el deambular de José Ignacio Zoido, ministro de Interior del Gobierno de Rajoy, que solo ha logrado acaparar cierto protagonismo a partir de sus meteduras de pata. Dio por desarticulada la célula yihadista cuando el autor material del atentado en La Rambla aún estaba huido, compareció ante los medios para no decir nada y siguiendo la tradición de Rajoy vetó las preguntas a los periodistas y, por último, convocó una fría reunión del llamado pacto antiyihadista para utilizarla como arma política contra los partidos que no lo firmaron en 2015 por sus recortes de derechos, dudosa constitucionalidad y escasa eficacia. Zoido ya había dejado pruebas desde su nombramiento de que solo en un Gobierno tan mediocre y reaccionario como el de Rajoy podía un personaje así llegar a tal alta responsabilidad política. Y a su lado, el sacerdote -o algo así- Santiago Martín, exjefe del área de religión del diario ABC y habitual en los programas religiosos de TVE, quien aprovechó el púlpito de su parroquia católica para lanzar una diatriba política contra las alcaldesas Colau y Carmena, acusándolas de cooperación en el atentado. Uno, botarate político, el otro, botarate religioso. Todo bien.