Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

TORNEO 25º ANIVERSARIO ASEGARCE (22-15)

Cóctel de lujo

TORNEO 25º ANIVERSARIO ASEGARCE | Aimar-Urrutikoetxea se meten en la final al ganar a Elezkano II-Zabaleta

Igor G. Vico - Jueves, 24 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Aimar Olaizola se dispone a golpear con la derecha en el frontón Bizkaia ante la atenta mirada de Urrutikoetxea y Zabaleta.

Aimar Olaizola se dispone a golpear con la derecha en el frontón Bizkaia ante la atenta mirada de Urrutikoetxea y Zabaleta. (Foto: José Sampedro)

Galería Noticia

  • Aimar Olaizola se dispone a golpear con la derecha en el frontón Bizkaia ante la atenta mirada de Urrutikoetxea y Zabaleta.

Bilbao- Mikel Urrutikoetxea es un camaleón. Un todoterreno. El pelotari de Zaratamo es manista de los pies a la cabeza. En el tuétano, impreso, se le notan las marcas de las horas de frontón. El campeón marca el segundero con destreza en la cancha y asoma versátil cuando tiene que imponer su ley en diferentes facetas. La de ayer fue una muestra más. Fue la certeza de que tiene capacidades innatas que le hacen destacar en cualquier palmo de frontón. En el Bizkaia, después de más de nueve meses sin actuar de zaguero -su última participación como guardaespaldas fue especial, en la despedida de Pablo Berasaluze de la pelota a mano profesional, el 1 de octubre de 2016-, el vizcaíno anunció tambores de guerra desde el inicio, cuando tenía que bailar con la más fea, con un José Javier Zabaleta, a priori, llamado a ser el faro de los choques por sus grandes cualidades: pegada, elegancia, electricidad… De cualquier modo, si bien el de Etxarren acumuló yerros de bulto -seis-, todos ellos con la derecha, Urrutikoetxea supo domar a una bestia con dos manos que son dos cañones.

En la refriega, el vizcaíno estuvo sustentado por Aimar Olaizola, que sigue a lo suyo, a su ritmo, el del mordisco y el gancho. Un prodigio. Tiene una zurda especial. Nada nuevo. Cada pelota que se acerca a sus dominios, es una sonrisa al viento, una obra de arte efímera. Así, el cóctel estalló sobre sus adversarios. Danel Elezkano, voluntarioso, jugó a contracorriente, argumentando su participación con valentía y arrojo. Pero no pudo más. El desnivel inicial, un 13-4, pidió la cuenta al duelo, que tardó en cerrarse por algunos vaivenes colorados en el entendimiento. Aun así, los yerros de Zabaleta, de menos a más, pusieron cuesta arriba la cita y no hubo premio a un conato de remontada azul, basado en dos tirones que fueron más maquillaje que otra cosa.

Ocurre que el choque bilbaíno dio el pistoletazo de salida a un viaje en el tiempo. A 2016. Al Parejas. A esa combinación especial formada por Olaizola II-Urrutikoetxea: solidez y solvencia imperial. La capacidad del vizcaíno de transformarse a su antojo a una posición u otra bien valió una txapela, que se unió a un olfato rematador y de sacrificio del goizuetarra. Un monstruo de dos cabezas. Un tratado de solidez, sin fisuras, sin vías de agua. El guion se trazó similar en el descorche del torneo de Aste Nagusia de mano profesional y fue Zabaleta, incómodo, el que salió trasquilado, acumulando escapadas con la diestra. En ese decorado, Olaizola II sacó a relucir el gancho biónico y el saque-remate. Tormenta azul: regalos propios y tantos rápidos ajenos. Una sangría. 13-4. Maquinaria engrasada. Por entonces, el pegador de Etxarren sumaba ya cinco de sus seis errores finales. Clave.

Fue después cuando se produjo el viaje a contrapelo de Elezkano II, que puso en la visceralidad de su propuesta todas las soluciones al entuerto. Un lío mayúsculo contra manistas de poco error y mucha frialdad. A partir del 16-7 -el 15-7 fue último fallo de Zabaleta-, nació la esperanza de los muchachos de Aspe. Causa y efecto. Del cemento del de Etxarren surgió la revuelta. O el intento. Dos ganchos de Danel fueron agua de mayo, pero un dos paredes que besó colchón fue un golpe de mando colorado más. Aimar cerró dos saque-remates. 19-10. Más difícil todavía.

Pero, en una contienda con aristas, a Urrutikoetxea le costó terminar el partido. Se notó. Zabaleta supo recomponerse. Un fallo con la izquierda puso el saque azul, que no aprovechó un Danel a tumba abierta en un voleón a la chapa de contracancha. Se cruzó el cable colorado en el entendimiento y perdieron otra oportunidad. Entonces, en los mejores momentos de José Javier, el duelo se puso azul. Casualidad, una escapada de Mikel en la punta cerró la tendencia (21-15). Un fallo de Elezkano fue el epílogo.

Olaizola II-Urrutikoetxea 22

Elezkano II-Zabaleta 15

Duración: 49:09 minutos de juego.

Saques: Ninguno.

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 452 pelotazos en juego.

Tantos en juego: 9 de Olaizola II, 2 de Urrutikoetxea, 7 de Elezkano II y 1 de Zabaleta.

Errores: 3 de Olaizola II, 5 de Urrutikoetxea, 5 de Elezkano II y 6 de Zabaleta.

Marcador: 1-0, 1-1, 2-1, 2-2, 3-3, 7-4, 8-4, 13-5, 14-5, 14-6, 15-7, 16-8, 17-10, 19-11, 20-11, 20-12, 21-15 y 22-15.

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de 100 a 70 a favor de Olaizola II-Urrutikoetxea.

Incidencias: Partido correspondiente a las semifinales del Torneo 25º Aniversario Asegarce de la LEP.M disputado en el frontón Bizkaia de Bilbao en Aste Nagusia. 850 espectadores. En el primer partido, Gorka-Merino ganaron a Agirre-Tainta (18-8). En el tercero, Ezkurdia-Martija vencieron a Laso-Beroiz (18-16).

Herramientas de Contenido

Más sobre Pelota

ir a Pelota »