Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Mayor Trapero, la imagen de un gobierno preparado para todo

Por Mikel Gómez - Jueves, 24 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

Entre las ramas que tiene la comunicación política (comunicación electoral, comunicación institucional o de obra de gobierno, comunicación de liderazgo, etc.) hay una especialmente sensible y delicada. La comunicación de crisis es una de las ramas más difíciles de tratar y sobre la que actuar.

Los atentados de Barcelona han supuesto todo un ejercicio práctico casi perfecto de cómo actuar en comunicación de crisis por parte del Gobierno Catalán. En este ejercicio práctico ha cobrado especial relevancia la figura del portavoz de los Mossos, el mayor Trapero.

Estamos muy acostumbrados a que en las comunicaciones de crisis de un gobierno, el responsable de ofrecer información a los medios sea un responsable político. Sin embargo, el Gobierno catalán ha optado por un modelo anglosajón, donde el principal portavoz del gobierno es un responsable policial o de seguridad civil.

Trapero ha sido el encargado de asumir esta labor y hay que decir que lo ha hecho casi perfectamente. Un tono tranquilo y sosegado, fortaleza en las declaraciones y transparencia informativa rigurosa, han acompañado al policía en sus comparecencias consiguiendo dos efectos muy difíciles de lograr en estos casos.

El primero, no ampliar la inestabilidad con informaciones inciertas o manipulaciones que pudiesen generar más alarma o pánico entre la población, un elemento fundamental para movilizar a la sociedad en sentido positivo. Frenar especulaciones dando solo una información verificada y cerrar el paso a las informaciones falsas aporta seguridad en la población, en un momento en el cual la ciudadanía reclama fortaleza y estabilidad.

La cuenta de Twitter de los Mossos ha sido la mejor manera de acceder a una información veraz para la ciudadanía

El segundo, despolitizar la gestión comunicativa. Tener como portavoz a un responsable policial que huye de asuntos de índole política aporta más confianza en la gestión comunicativa y en los gestores. La comunicación con un responsable policial al frente transmite una imagen de que se atienden los asuntos relativos a la crisis prioritariamente y se dejan al lado diferencias políticas. Se trabaja así uno de los problemas que pueda surgir de una situación de esta índole, la falta de unidad. Una crisis de comunicación puede suponer una fractura social difícil de controlar. La unidad (despolitizada) es la mejor manera de evitar esta fractura social.

Todo esto hay que acompañarlo por una gestión perfecta de la comunicación en las redes sociales, sobre todo Twitter, de la cuenta oficial de los Mossos. En un momento inicial de la crisis en el que los medios de comunicación sufrieron un aprieto de reputación (el sensacionalismo les ha hecho daño), la cuenta de los Mossos en Twitter ha sido la mejor manera de acceder a una información veraz para la ciudadanía.

Trapero es la parte visible de una estrategia bien definida, planificada y con objetivos claros y prioritarios. Tal vez el único fallo que se le pueda achacar al Mayor Trapero sea la polémica que dio lugar a “#BuenoPuesMoltBéPuesAdiós”, pero el trabajo realizado anteriormente y la confianza generada con la gestión de la crisis han conseguido una reacción en favor de Trapero que pocos esperarían.

En la otra cara de la moneda, queda la gestión del Gobierno Español de la misma crisis.

Un portavoz político, el ministro Zoido, el cual no escapaba de polémicas políticas estériles;una máxima responsable del gobierno “para Cataluña”, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, desaparecida durante 5 días de los medios de comunicación;y la propia tardanza de la reacción de Rajoy a los atentados (comparece pasadas las 12 de la noche) desvelan que el Partido Popular y sus gobiernos siguen teniendo un problema serio con las gestiones de estas situaciones.

El PP maneja casi a la perfección la comunicación cuando tiene tiempo y este juega a su favor. Cuando el tiempo juega en su contra no saben reaccionar y cuidado, que a muchos su gestión comunicativa de estos días nos ha recordado a la gestión del 11-M (salvando las distancias) la cual, a la postre, supuso la primera derrota electoral de Mariano Rajoy.