Editorial de diario de noticias

Crecimiento, salarios y empleo

Los datos del PIB en Navarra confirman la senda de crecimiento económico, un avance que debe revertir en los salarios y en un empleo de calidad para garantizar la cohesión social y recuperar el Estado de Bienestar

Viernes, 25 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

navarra sigue manteniendo una evolución positiva de la economía, que en el primer semestre de 2017 ha registrado un crecimiento del 3,3%, tres décimas más que en el mismo periodo de 2016 y una mayor aceleración aún respecto a los datos de 2015, y dos décimas más también que el crecimiento medio en el conjunto del Estado. Los datos de la Contabilidad Trimestral de Navarra, elaborada por el Instituto de Estadística de Navarra, destacan en este sentido que Navarra está creciendo ahora más rápido que el Estado e inciden en el peso en ese crecimiento económico del aumento del consumo interno de los hogares (3,5%) y de las administraciones públicas, que toman el relevo a las aportaciones al PIB foral del comercio exterior, el sector clave en los comienzos de la crisis. En este sentido, Navarra se puede permitir algo más que cierta dosis de confianza respecto a su capacidad para apuntalar las condiciones sociales y económicas que le permitan avanzar hacia la superación definitiva de la crisis, aunque el crecimiento trimestral del 0,9% de este semestre pueda ralentizarse hasta final de año, entre otras razones por la caída de la producción vinculadas al proceso de lanzamiento del nuevo modelo en Volkswagen en esos meses. Sin embargo, las grandes cifras no siempre reflejan de modo fiel la realidad socioeconómica. Tampoco en Navarra. En primer lugar, es necesario trasladar parte de ese crecimiento y mejora económica a los salarios y la consolidación de un empleo de calidad, lo que revertirá en recaudación por IRPF, en disponibilidad de gasto (más IVA) y en demanda interna de consumo y a la larga en la capacidad de inversión pública y en los beneficios empresariales. Al mismo tiempo, y pese a que los datos de crecimiento económico coinciden con la mejora progresiva de los datos sobre los niveles de desempleo en Navarra -mantiene la tasa más baja del Estado-, sigue habiendo más de 30.000 navarros y navarras sin trabajo. Sin olvidar el lado de la balanza de la realidad social de las personas en Navarra, y aunque su tasa de pobreza sea también la más baja del Estado, ese 9,5% de personas que sobreviven en riesgo de exclusión muestra una cronificación de la precariedad y de la desigualdad que, de no corregirse, podrían amenazar la principal cualidad sobre la que la sociedad navarra fundamenta su capacidad de superación: la cohesión social. Es la clave de la recuperación y mejora del Estado de Bienestar en Navarra tras los recortes y la austeridad.

Más sobre Editorial

ir a Editorial »