Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Creemos en Dios y en la Virgen, pero ahora, ¿para qué?”

Los padres de la víctima se mostraron “sorprendidos” y “deshechos” tras el asesinato de su hija

Viernes, 25 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Familiares de la víctima asesinada en Cáceres.

Familiares de la víctima asesinada en Cáceres. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Familiares de la víctima asesinada en Cáceres.

san sebastián - Los padres de la mujer presuntamente asesinada, Valentín Tato y Julia Pajares, residentes en Villabona, se mostraron “sorprendidos” y catalogaron de “inesperado” el trágico desenlace.

“Hemos recibido la llamada de la Policía a las 10.00 horas de la mañana y ha sido una sorpresa”, aseguró Velentín. Asimismo, el padre de la víctima indicó que “no tenia constancia de que la pareja discutiera”, hasta tal punto que el pasado 30 de junio volvieron a Villabona tras pasar varias semanas en la localidad extremeña. “Solemos ir mucho allí y estar así con ellos. Teníamos intención de volver el mes que viene, pero desgraciadamente nos hemos tenido que adelantar”, indicó.

No obstante, Valentín añadió que “muchas veces ella nos decía que él estaba siempre detrás de mí”. “Si alguien se lleva mal, no pasa nada, cada uno se va por su lado y listo”, añadió.

Asimismo, el hombre señaló que el marido de la víctima “no tenía problemas con nada, ni con el juego ni con la bebida”. “Solamente se tomaba una o dos cervezas después de trabajar, pero nada extraño”, aseguró.

Sobre los hechos ocurridos durante la mañana de ayer, el padre de la víctima indicó no saber nada y que esperaban conocerlos al llegar a la localidad cacereña. “No nos han dicho mucho por teléfono, por eso vamos para allá”, indicó.

Pasadas las 17.30 horas de la tarde, el matrimonio, junto al hermano de la fallecida, que en el momento del suceso veraneaba con sus hijos en Valencia, partieron en coche desde el municipio guipuzcoano dirección Arroyo de Luz.

“La vida continúa”La pareja llegó desde Cáceres en 1963 a Hernani, trasladándose luego a Villabona, donde nació la víctima. Esta se mudó a la localidad extremeña hace quince años, aunque “solía venir por aquí”. “En mayo estuvo la última vez, con su marido y sus hijas, y nada hacía indicar lo que ha pasado”, comentó.

Las dos hijas nacieron en Extremadura, y en palabras de su abuela, se encuentran bien. “Hemos hablado con ellas y están tranquilas, preguntando cuándo vamos a ir con ellas”, señaló.

La madre de la víctima, que indicó haberse pasado toda la mañana llorando y calmándose con pastillas, asegura ser “creyente de Dios y de la Virgen de la Luz, la patrona de Arroyo de Luz”, pero en estos duros momentos se pregunta, “¿para qué?”.

“La vida continúa”, añadió entre los abrazos de pésame de los vecinos, “pero es muy duro”. “Solo pensar en las niñas y...”, relató la mujer sin poder finalizar la frase.

Su marido aseguró que quien peor está llevando la experiencia es su mujer, “está deshecha”, y que solo piensa en “llegar allí para estar con las nietas”.

El matrimonio tiene intención de permanecer, por lo menos, hasta el año que viene en la localidad extremeña, y aseguran “no saber si volverán”. “Las niñas se quedarán allí, y ahora solo pensamos en estar con ellas”, indicaron.

El funeral por su hija, tal y como adelantaron, se llevará a cabo hoy a las 17.00 horas en el municipio cacereño.

Pésame de los vecinosA muchos de los habitantes de Villabona les cogió “de sorpresa” la noticia y desconocían la identidad de la fallecida. “La mayoría de los vecinos de la zona veranean en Extremadura”, señaló una de ellas, “por lo que es muy difícil saber de quién se trata”.

El portal donde residían los padres de la víctima fue un improvisado lugar de condolencias, una vez que los vecinos conocieron la identidad de la mujer.

De este modo, fueron varios los vecinos que se acercaron para dar el pésame a la pareja y conocer qué tal se encontraban. Incluso uno de ellos se prestó a trasladarlos en su vehículo hasta Cáceres.

El matrimonio y el hermano de la mujer presuntamente asesinada salieron de Villabona pasadas las 17.30 horas y calculaban llegar a Arroyo de Luz tras siete u ochos horas. Allí, esperaban conocer de primera mano todos los datos del trágico suceso.