Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

podio del villa de Bilbao

Caras y cruces

PALA pablo Fusto e Iker Gordon suben a lo más alto del podio del villa de Bilbao al derrotar en una final de contrastes a Landeta E Ibargarai

Igor G. Vico / Oskar González - Sábado, 26 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Pablo Fusto e Iker Gordon, en el podio del Torneo Villa de Bilbao después de ganar a Landeta-Ibargarai.

Pablo Fusto e Iker Gordon, en el podio del Torneo Villa de Bilbao después de ganar a Landeta-Ibargarai. (Oskar González)

Galería Noticia

  • Pablo Fusto e Iker Gordon, en el podio del Torneo Villa de Bilbao después de ganar a Landeta-Ibargarai.

Bilbao- Hay días de vino y rosas. Hay otros, en cambio, en el que el invierno tardío pica los almendros que adelantan el reloj. El capricho del brillo: una cuestión de instantes, de momentos físicos, de susurros en sueños, de musas... El capricho del duende. Caras y cruces. La final del Torneo Villa de Bilbao de pala profesional, que se debatió ayer en el frontón Bizkaia ante la mirada de 400 espectadores, vivió esos contrastes. Las dos realidades de una moneda. Las diferentes versiones de una tormenta. En ese caos que fue el encuentro, con mejores prestaciones en los cuadros largos que en los alegres, Pablo Fusto e Iker Gordon se coronaron, dando la vuelta al partido, resurgiendo en un instante en el que pedían más un desfibrilador que gloria. Fue una voltereta forjada en su mayor solidez tras el cuarto set. El cimiento del cetro estuvo en encadenar un pelotazo más que sus contrincantes. Ni más ni menos. La incomodidad de Fusto transformó su versión a una más pragmática. Funcionó. Mientras, el guardaespaldas de Sopela, que bailó con la más fea -un Ibargarai estupendo, en su cénit: pegador y sólido-, fue sustrato para que creciera el título.

El vizcaino se hizo en el Bizkaia de Bilbao con su primer trofeo en su carrera con Innpala, empresa con la que debutó en noviembre, después de haber perdido en la final del Master Kirol Txartela de Donostia ante los mismos adversarios de ayer. De cualquier modo, sin mirar el retrovisor, el palista fue de menos a más, apabullado en la primera manga, para acabar sujetando el Villa de Bilbao.

Lo hizo ante unos adversarios que lo vivieron todo. Una noria. Ibargarai hizo un partido espectacular. Su estado de forma y juego está engarzado con un envoltorio de quilates. El genio impulsó a Landeta para empezar, pero el mungiarra terminó bajando enteros a medida de que el partido se iba endureciendo y los yerros -hubo muchos- se sucedían. La espiral agarró al mungiarra y le ató a Fusto, lejos de su mejor versión. Incómodos ambos, lo mejor de un estelar de digestión lenta estuvo en la zaga.

Ocurre que la cita tuvo dos momentos claves en el cuarto joko, cuando los azules parecían que iban a arrasar (1-2 en el global). Fusto apenas empalaba y el luminoso marcaba 2-6. Entonces, una falta de saque de Ibargarai puso cierto aire en la propuesta colorada. Otro fallo del de Erratzu en un empale bonito fue el 4-6. Aun así, el navarro restañó su yerro con un golpe de genio. 5-7. Y se derrumbaron. Landeta las pasó canutas y se hundió. Apenas gozó. Los colorados forzaron el empate de una tacada. Sin piedad, a base de sumar un golpe más. La pala de Ander, rota, también pidió su factura.

Después, tras revivir el argentino y el vizcaíno, el choque quedó visto para sentencia. Fusto se sumó a una versión trabajadora a la espera del fallo y Gordon se vistió con sus mejores galas. Se llevaron los trofeos con un 10-5 final y la marea barrió a Landeta, en un compromiso de dos caras, e Ibargarai, desquiciado al final.

También se llevaron las olas del partido el primer gran joko de los azules, en el que dominaron a sus adversarios con golpe, sensatez y empaque por un claro 4-10. La respuesta fue un set oscuro, lleno de errores por uno y otro lado, en el que los azules no supieron dominar cuando Fusto, hombre orquesta, sonaba desafinado. 10-9. Sufriendo. Primer cimiento del triunfo. En el tercero, Landeta e Ibargarai, soberano, reinaron 7-10. Y después, tras el 2-6 inicial, sin cerrar la cita, se vino abajo el plan. El huracán rompió un duelo largo que tuvo de todo y lo mejor, Ibargarai, no tuvo premio. Hay días...

Herramientas de Contenido