‘Juego de Tronos’ se despide con una traca final de hielo y fuego

La serie ha conseguido grandes cifras de audiencia pese a las filtraciones de los ‘hackers’

David Villafranca - Sábado, 26 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Jon Nieve luchando contra un caminante blanco en uno de los capítulos de la 7ª temporada.

Jon Nieve luchando contra un caminante blanco en uno de los capítulos de la 7ª temporada. (HBO)

Galería Noticia

Jon Nieve luchando contra un caminante blanco en uno de los capítulos de la 7ª temporada.

los ángeles- Después de algunos capítulos que figuran entre los episodios más intensos y espectaculares de su andadura, Juego de Tronosecha el cierre a su séptima y penúltima temporada a las 3.00 de la madrugada del domingo al lunes con la vista ya puesta en el desenlace de esta arrolladora serie de fantasía épica.

La superproducción de HBO continúa gobernando con mano firme la pequeña pantalla y poco importó a sus fans que esta temporada retrasara su estreno unos meses por cuestiones de producción, ya que la respuesta de los espectadores confirmó que Juego de Tronos continúa siendo la reina de la televisión actual.

Con un episodio titulado El dragón y el lobo, que se podrá ver en España en la madrugada del domingo al lunes, la serie basada en las novelas de George R.R. Martin concluirá su séptima temporada, la más breve de la serie con solo siete capítulos pero en la que sus creadores han pisado el acelerador para preparar la traca final de las aventuras en Poniente (el texto contiene spoilers).

Frente a otras temporadas en las que la serie se enredaba en historias secundarias o en presentar nuevos personajes, los últimos capítulos de Juego de Tronos han tenido pocos minutos de relleno y muchos momentos de los que cortan la respiración, como si de repente la serie fuera, por primera vez, consciente de que su final está más cerca de lo que creía.

Daenerys (Emilia Clarke) se ha subido, definitivamente, a los lomos de sus dragones para comandar a sus ejércitos en varias batallas, como en la que casi acaba con la vida de Jaime Lannister (Nikolaj Coster-Waldau) a base de tremendas llamaradas.

Además, la madre de dragones se vio las caras, por primera vez, con Jon Nieve (Kit Harington), un esperadísimo encuentro para los fans entre dos de los personajes más carismáticos de Juego de Tronos.

La relación entre Daenerys y Nieve, más allá de la evidente tensión sexual que existe entre ellos, fue crucial en el combate que tuvo lugar más allá del Muro y en el que los Caminantes Blancos mostraron que siguen siendo la amenaza más sombría en el mundo de Game of Thrones.

Como si se tratara de una nueva versión de Los siete samuráis de Akira Kurosawa, Nieve se rodeó de un equipo de élite, en el que destacaban Jorah Mormont (Ian Glen) y Tormund Giantsbane (Kristofer Hivju), para adentrarse en las gélidas tierras donde les esperaban hasta osos zombis.

Como un gol en el minuto de descuento, Daenerys apareció para rescatarles in extremis pero la primera gran lucha del invierno de Juego de Tronos se saldó con una importante baja: la de su dragón Viserion, caído en batalla y que ahora forma parte de las temibles tropas de los muertos vivientes.

Por otro lado, Invernalia ha sido el escenario de la reunión de los supervivientes de la Casa Stark, todo un mérito después de siete temporadas en los que esta familia solo ha padecido persecuciones, torturas y asesinatos.

Arya (Maisie Williams), cada vez más letal con la espada, se reencontró con sus hermanos Sansa (Sophie Turner) y Bran (Isaac Hempstead Wright), pero la modesta alegría de los Stark aparece amenazada por los tejemanejes de Lord Baelish (Aiden Gillen), siempre hábil en el arte de meter cizaña y de pescar en río revuelto.

Mientras, otra experta en traiciones y venganzas como Cersei Lannister (Lena Headey) continúa conspirando por su cuenta para conservar su poder en el Trono de Hierro.

La séptima temporada ha ofrecido, además, un dilema crucial a los principales actores de la serie: o dejan de matarse entre ellos y olvidan sus disputas familiares para unirse frente a los Caminantes Blancos, o el terrorífico ejército que llega desde el norte podría exterminar a todos y cada uno de los humanos que habitan Poniente.

gran éxito

sabor amargo por el pirateo

Buenas audiencias. A falta de su último episodio, que con total seguridad supondrá un nuevo récord de audiencia para HBO, la cadena puede respirar tranquila por la gran respuesta del público, especialmente tras unos meses tormentosos debido a filtraciones y ataques informáticos que han ensombrecido levemente el paseo triunfal de Juego de Tronos. Ya fuera por unos hackers que burlaron la seguridad cibernética del canal o por errores de las cadenas que emiten la serie en España o India, varios capítulos vieron la luz antes de su fecha de emisión, pero la expectación ante cada nuevo episodio se mantuvo muy alta en cada estreno en todo el mundo.