Miranda de Arga. Misa navarra

Iñigo Jaca Arrizabalaga - Sábado, 26 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Nos habían comentado que la misa que se celebra en fiestas patronales de Miranda de Arga se caracterizaba porque se cantaban jotas navarras. A mí siempre me ha gustado el género, porque a pesar de ser guipuzcoano en mi infancia las escuchaba en verano en las fiestas de Olazagutia e Iruña. También las escuché de mis inolvidables amigos navarros Luis Mendibe y Álvaro Aldunate. En una reciente visita al archivo de Memoria Histórica de Salamanca me encontré con un escrito de 1931, de un abogado nacionalista vasco de Estella, que decía a su partido, el PNV, hemos de impresionar a los pueblos (de Navarra) con colores, con medios modernos, con cubismo. Estos riberos (del Arga), estos hijos de tierra de más sol, necesitan colores en su vida. En Miranda me he sentido inmerso en un día de color. Hace ya unos años que mi compañera y yo estamos siguiendo la ruta de las fiestas de los pueblos de Navarra, cada año una. Además, seguimos el programa de las mismas. Nos fascinan. La Iglesia de mediados del siglo XIII de estilo gótico, con románico precedente, dominando el río Arga como una fortaleza, tiene un retablo barroco dominado por la imagen de Sta. Mª de la Asunción y de San Benito. Un magnífico escenario para esta misa jotera. No siendo ni católico ni practicante, me he visto gratamente impresionado por la homilía del cura, grácil, ágil, en lenguaje llano, defendiendo valores fundamentales como la paz entre los pueblos basada en el respeto, el valor de la felicidad, la tolerancia, la convivencia entre diferentes, lleno de ejemplos sencillos de la vida cotidiana de los individuos. Y el coro, una delicia y ello a pesar de que este año estaba ausente el director. Cuando han cantado la jota final, la que hace referencia a Miranda de Arga, el que se encontraba a mi derecha me ha comentado que siempre se le escapan las lágrimas y que menos mal que las amortigua porque prorrumpen en un gran aplauso final. El año próximo volveremos.