Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Lo sufre un 5-7% de la población

El asma, una de las enfermedades crónicas con más prevalencia, afecta a más de 40.000 navarros

Lo sufre un 5-7% de la población, ascendiendo al 14% en la infancia

El 7% presenta una afección severa, mientras que el 12,2% tienen un nivel de gravedad moderado

Leticia de las Heras - Sábado, 26 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Un paciente, sometiéndose a una espirometría, una prueba para detectar enfermedades respiratorias.

Un paciente, sometiéndose a una espirometría, una prueba para detectar enfermedades respiratorias. (E.P.)

Galería Noticia

Un paciente, sometiéndose a una espirometría, una prueba para detectar enfermedades respiratorias.

Pamplona- El asma afecta en Navarra a unas 40.000 personas, según los datos aportados por el departamento de Salud. Se trata de una de las enfermedades crónicas con mayor prevalencia entre la población de la Comunidad Foral, aunque existen otras, como la diabetes o la cardiopatía isquémica que presenta un mayor número de pacientes severos.

Se calcula que en Navarra el asma afecta aproximadamente al 5-7% de la población, porcentaje que asciende al 14% en el caso de la población infantil. Se trata de una enfermedad respiratoria en la que, ante determinados estímulos, los conductos por los que pasa el aire se inflaman, lo que dificulta la entrada y salida del aire. Esta obstrucción en ocasiones se pasa espontáneamente, pero en general se necesita utilizar algún medicamento para disminuir la inflamación.

Aunque no es una patología curable, los pacientes asmáticos sí que tienen gran facilidad para controlar adecuadamente sus síntomas con los diferentes tratamientos disponibles, la mayoría de ellos en forma de inhaladores. Eso sí, siempre que cumplan bien su tratamiento. De hecho, las personas informadas y entrenadas en los diferentes aspectos de la enfermedad experimentan una mejor evolución clínica, con menos episodios de agravamiento y mejor control de la patología.

Según los especialistas, los casos de problemas en el cumplimiento del tratamiento residen en que en ocasiones no está correctamente ajustado a la enfermedad o al estilo de vida de los pacientes, es demasiado difícil de llevar a cabo o existe miedo al tratamiento a largo plazo con cortisona, aspectos que afectan especialmente a los pacientes de mayor edad. Pese a su gran prevalencia, 2.750 de estas personas asmáticas presentan una afección severa (un 6,9%) y algo menos de 1.900 un nivel moderado (el 12,2%).

Síntomas de AlarmaAlgunos síntomas que pueden poner en alerta sobre el riesgo de padecer esta enfermedad crónica son tener más de dos veces al día tos, pitidos o dificultad al respirar, así como despertarse por la noche con estos síntomas habitualmente. En el caso de estar diagnosticado con esta enfermedad, se debe acudir al médico si se necesita tomar medicación de alivio o rescate más de dos veces al día o si se tiene limitada la actividad habitual o ejercicio físico.

En el caso de que la dificultad para respirar sea muy intensa y la persona afectada solamente pueda hablar con frases cortas, desde Salud alertan de que se trata de una verdadera emergencia, por lo que en estos casos se debe llamar al 112 o acudir a Urgencias. Mientras tanto, se debe utilizar el inhalador de alivio o rescate con dos inhalaciones cada 15 o 20 minutos.

PREVENCIÓNPara evitar los síntomas propios de esta enfermedad, se recomienda ventilar la casa todos los días y, en el caso de que sea preciso, utilizar una mascarilla y/o guantes de protección en el lugar de trabajo. Así mismo, se deben evitar los cambios bruscos de temperatura y vacunarse contra la gripe todos los años.

Finalmente, es conveniente que las personas asmáticas respiren por la nariz en vez de por la boca, ya que de esta manera las barreras del organismo consiguen limpiar el aire de un mayor número de impurezas;así como evitar en la medida de lo posible respirar sustancias irritantes como el humo del tabaco, polvo, gases de automóviles, pintura, aerosoles, etc.

Se recomienda también mantener una vida activa para aliviar los síntomas. Por ello, siempre que la enfermedad lo permita, es beneficioso hacer ejercicio durante 30 minutos diarios sin llegar a cansarse demasiado.