Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Derrota en león

Osasuna termina devorado

Derrota en león los rojillos no saben mantener su renta y, tras jugar veinte minutos con uno menos, pierden en el tiempo de descuento damnificados por la discutible actuación arbitral y los propios errores

Javier Saldise / Agencia LOF - Domingo, 27 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Cultural Leonesa-Osasuna.

Cultural Leonesa-Osasuna.

Galería Noticia

  • Cultural Leonesa-Osasuna.

León- Con uno de esos finales odiosos para quien lo sufre, con un gol en el tiempo de descuento, Osasuna probó el sabor de la derrota en este curso de reingreso a la Segunda División que suma dos jornadas con sinsabores.

En un segundo tiempo loco, tras una primera mitad más que correcta en la que los rojillos incluso enseñaron su superioridad, Osasuna cayó derrotado, devorado por el cúmulo de acontecimientos en contra en los que tuvo mucha culpa. Los rojillos le dieron vida a un rival que ofreció mucho empuje que principal argumento, las cosas se las fueron facilitando con la expulsión de un jugador -las dos amarillas a Oier fueron claves- y culminaron con un gol en el descuento en pleno desbarajuste. Los errores de apreciación del árbitro también ayudaron a este final descarnado porque hurtó un gol legal a David Rodríguez, el de la sentencia hubiera sido porque elevaba el 0-2 al marcador. Un dato más para la radiografía de un partido en el que Osasuna no supo mantener la sobriedad del primer tiempo en el segundo y en donde no se vio por ninguna parte el cuajo de un equipo que ha sido designado como candidato a los premios mayores del torneo de este año.

Pocos encuentros va a tener Osasuna tan de cara en este curso y con tanta diferencia de calidad con su oponente. Por eso, el perfil desdibujado de la segunda mitad habla de un equipo que aún tiene que reconocerse en el campo, tener las cosas todavía más claras y no flaquear. Osasuna estuvo demasiado minutos patas arriba y esto, ante un entusiasta recién ascendido, no resulta tranquilizador.

En un partido trepidante y descontrolado, la Cultural salió con el ímpetu redoblado de quien debuta en casa y además lo hace en jornada histórica, la del regreso a una categoría después de casi medio siglo. Fue una de las rachas excelentes de los locales, cuando estuvieron intentando tomarle la medida a Osasuna, proponiéndole que fuese a por ellos, a quitarles el balón. Había un riesgo evidente en esta forma de entender el juego, siempre desde él propia área, siempre amasando la jugada.

Y el riesgo lo interpretó a las mil maravillas Osasuna, que apretó con criterio y orden y gracias a un robo de balón se fabricó la jugada del gol firmado por Roberto Torres. Los rojillos apagaron la combatividad inicial de los locales, que se dedicaron a mantener las buenas formas con el balón y a no tirar en una sola ocasión entre los tres palos. Un par de disparos lejanos desviados y muchos bombeos sobre un seguro Sergio fueron los argumentos hasta el final del primer acto. Osasuna había tenido otra oportunidad clarísima en la que a David Rodríguez le quitó el balón un defensa cuando encaraba al portero y estas ocasiones fallidas comenzó la escribirse el final infeliz del partido.

Con la sensación de ser mejor, pero la necesidad de rubricar la faena, a Osasuna casi le birlan la renta en el marcador nada más iniciarse la segunda parte después de un error de Aridane, que obligó a Sergio Herrera a lucirse ante Rodri. Otra ocasión con despeje del meta rojillo le enseñó a Osasuna que los problemas se iban a multiplicar si no regresaba a la senda del control, del rigor en la parcela propia, cerca de su área. La Cultural estaba avisando de que también podía tener su peligro. Aridai cruzó el balón fuera en los instantes en los que continuaba Osasuna perdiendo el mando y el sitio. Una mano prodigiosa de Sergio Herrera mantenía a su equipo indemne de forma increíble. El portero de Miranda, de hecho, mantuvo a su equipo con posibilidades más tiempo de lo enseñaba en el campo.

Osasuna necesitaba cambiar el paso porque se rompía con facilidad y la Cultural se lo comenzaba a creer. Un gol anulado por fuera de juego a David Rodríguez -otro asunto clave para el desenlace- y otra acción clarísima protagonizada por el propio delantero, que no acertó a combinar con sus compañeros en una contra de libro, fueron de lo único que se le vio a los rojillos en medio del festival local.

Las cosas iban a empeorar con la expulsión de Oier por dos amarillas. Al capitán le habían forzado demasiado en el descontrol en el que se había metido Osasuna el solito y se había metido en peleas para remediar errores de otros. La falta de precisión del equipo local también le estaba echando una mano a los rojillos, y todo iba a venir bien para lo que se estaba convirtiendo en un tramo final demasiado loco. Rozando el peligro demasiado minutos, el golazo de Iza en el tramo final del encuentro premió a los locales y desmoronó a Osasuna, definitivamente panza arriba, a merced del rival, sin controlar los acontecimientos, naufragando después de una segunda parte pésima.

Estaba Osasuna con el agua al cuello, cuando el gol de la victoria de la Cultural llegó en el tiempo de descuento, con un Osasuna desmontado y herido. Otra ración de Segunda División. Otra lección.

estadísticas

Cultural Osasuna

7 Tiros a puerta 1

9 Tiros fuera 4

7 Ocasiones de gol 1

10 Faltas cometidas 10

55 Balones recuperados 51

9 Córners 1

1 Fueras de juego 4

68% Posesión 32%

0 Intervenciones del portero 5

Herramientas de Contenido