Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Pitos y gritos de “fuera fuera” a Felipe VI y Rajoy en la marcha

La crítica al comercio de armas se hace notar durante el recorrido

Puigdemont pide no magnificar los silbidos y valorar el “clamor por la paz”

Efe/E.P/D.N. - Domingo, 27 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Felipe VI, entre Carles Puigdemont (i) y Mariano Rajoy (d), en un momento de la manifestación.

Felipe VI y Mariano Rajoy. (EFE)

Galería Noticia

  • Felipe VI, entre Carles Puigdemont (i) y Mariano Rajoy (d), en un momento de la manifestación.

BARCELONA- El Rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los ministros de su Gobierno recibieron numerosos pitos y gritos de “fuera, fuera” durante la manifestación celebrada en Barcelona para homenajear a las víctimas del atentado que acabó con la vida de 15 personas.

El presidente de la Generalitat, el presidente del Gobierno y la alcaldesa de Barcelona recibieron al Rey en el paseo de Gràcia de Barcelona, al llegar a la manifestación. Carles Puigdemont, Mariano Rajoy y Ada Colau saludaron al monarca en medio de una intensa pitada y gritos de ‘fuera, fuera’, tras lo cual se dirigieron a pie hacia la cabecera, junto a la Gran Via.

El Rey, Rajoy, Puigdemont y Colau caminaron junto a los presidentes del Congreso y del Senado, Ana Pastor y Pío García Escudero. Al llegar a la cabecera, Felipe VI saludó a representantes de seguridad, emergencias y otros miembros de la sociedad civil, que formaron la primera fila de la marcha. Cuerpos de seguridad y de emergencias llevaron la gran pancarta de la cabecera, ‘No tinc por’, que es el lema que unió a todos los asistentes.

Detrás de los cuerpos de seguridad y de emergencias se situaron las autoridades, y por detrás se pudieron ver numerosas esteladas y una gran pancarta, tan larga como la de la cabecera, con un mensaje distinto en catalán: ‘Vuestras políticas, nuestras muertes’ con las efigies del exministro de Defensa Pedro Morenés, el Rey de Arabia, Felipe VI y los expresidentes Blair, Bush y Aznar.

También se pudo ver a manifestantes vestidos de azul para mostrar su rechazo a la política armamentística del Estado. De este modo respondieron a la llamada de 170 entidades y colectivos -entre ellos entidades independentistas como la ANC y Òmnium Cultural- que, bajo el eslogan “Anem de blau” (Vayamos de azul), pedían vestir este color en la marcha para evidenciar su descontento por la presencia de determinados representantes políticos y la Casa Real en Barcelona.

“El color azul simboliza el Mediterráneo y la unión de muchos pueblos”, explicó el portavoz de “Casa Nosta Casa Vostra”, Rubén Wagensberg, una de las asociaciones que defiende la acogida de personas refugiadas.

Los manifestantes de este bloque hicieron el recorrido inmediatamente detrás de los políticos y las autoridades, detrás de una gran pancarta con el lema “Paz, solidaridad y convivencia en la diversidad”.

Este lema quería representar otro de los objetivos de estas entidades, que es reivindicar la convivencia y rechazar “el racismo y todo tipo de islamofobia”.

Sensación “agridulce”Durante la marcha, muchos ciudadanos aplaudieron al paso de los Mossos d’Esquadra, mientras mostraron su desaprobación al paso de Felipe VI y Rajoy. Posteriormente, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pidió no magnificar los pitos que recibió Felipe VI durante la manifestación contra los atentados, sino valorar el “clamor” por la paz que se pudo oír.

“La libertad de expresión por encima de todo. Pero tampoco lo tenemos que magnificar”, dijo. “La gente se ha expresado con libertad, con convivencia y con paz” y añadió que lo que más le había gustado es lo que definió como un clamor inequívoco y transversal a favor de la paz, destacando que ese clamor tiene mucho que ver, no sólo con Barcelona, sino con Catalunya: “Cómo queremos construir esta Catalunya del futuro, una Catalunya absolutamente comprometida con la paz”.

Por todo eso, aseguró sentirse muy emocionado a lo largo de la marcha y satisfecho por la participación de la gente, pero con una sensación “agridulce” porque el motivo habían sido los atentados.

Sobre qué comentó con Mariano Rajoy al coincidir en la manifestación, respondió que lo mismo que han ido diciéndose estos días de contacto “permanente”: “que no debemos escatimar esfuerzos para poder intentar preservar a nuestros ciudadanos de esta amenaza global que es el terrorismo”, dijo.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia