Movimiento vecinal por un Alloz limpio

LA PLATAFORMA ALLOZ AZUL PROTESTA POR | LA CONTAMINACIÓN

EN EL embalse DEBIDO A LA AFLUENCIA CRECIENTE DE BAÑISTAS

Un reportaje de Julen Azcona - Domingo, 27 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El paisaje de Alloz, interrumpido por los residuos. Fotos: cedidas

El paisaje de Alloz, interrumpido por los residuos. Fotos: cedidas

Galería Noticia

El paisaje de Alloz, interrumpido por los residuos. Fotos: cedidasLa plataforma Alloz Azul denuncia una gestión de basuras “insuficiente”.

Con casi 600 seguidores en su página de Facebook y bajo los lemas La basura no vuelve solay Las colillas también son basura, la plataforma Alloz Azul denuncia una gestión “insuficiente” de la contaminación que los bañistas dejan a su paso en el embalse de Alloz.

El grupo fue creado el año pasado por unos vecinos del Valle de Guesálaz con el objetivo de “dar voz a las quejas y sugerencias que tienen los vecinos y visitantes sobre el embalse”, además de ejercer de “toque de atención a quien tenga que actuar”.

En su página en la red social suben imágenes de restos de plásticos, vidrios, colillas e incluso un pañal usado. “Alrededor de la zona de baño no hay lavabos suficientes y los matorrales se convierten en verdaderas letrinas”, aseguran. “Es horrible y al menos las deposiciones son materia biodegradable, pero el papel y la toallita se quedan”.

Alloz Azul pretende apelar a la sensibilidad de los visitantes y “de todo aquel que alguna vez haya tenido que recoger basura que no es suya”. “Los que tratan así el embalse son una minoría”, añade. “Pero dejan mucho rastro”.

Desde el grupo afirman que “cada año la situación va a peor” y, aunque admiten que los ayuntamientos de Guesálaz y Yerri “han conseguido ordenar algo más el tráfico de vehículos”, aseguran que “la gestión de basuras sigue siendo insuficiente”.

Este año, Guesálaz y Yerri implantaron un dispositivo especial, en colaboración con varias entidades (Tierras de Iranzu, la Federación Navarra de Vela y el Concejo de Lerate, entre otras) para regular el embalse. El plan está compuesto por distintas medidas como la colocación de carteles y la contratación de personal que controla accesos y aparcamiento.

Mariví Goñi, alcaldesa de Guesálaz, afirma que esta temporada ha sido “mejor que la de 2016, con menos colapsos”, debido a que “las medidas han funcionado” pero también “a la climatología, no muy calurosa, que ha contribuido a que haya menos vehículos y basuras que la temporada anterior”. “Sin embargo, tendremos que reunir la mesa de trabajo con todos los entes implicados y ver qué se puede mejorar”, asegura.

La primera edil destaca, por otro lado, que “en junio se vivió un boom debido a la ola de calor”. “Si durante ese mes en 2016 se registraron 600 vehículos en el aparcamiento, este año han sido 2.100”, explica.

Para Goñi, la afluencia de personas varía cada temporada según “varios factores”. Las altas temperaturas y la organización de eventos deportivos “contribuyen a que acuda más gente”, mientras que la sequía “genera el efecto contrario”. “Ahora, por ejemplo, el embalse está bajo porque se está vaciando el Ebro y para entrar al agua hay que caminar por el lodo”, añade.

Sobre la gestión de los residuos, la alcaldesa destaca que el mantenimiento se hace “sobre la bahía de Lerate”, por lo que no entran otras zonas del pantano donde “también hay gente que deja basuras”. Goñi añade que la asociación Teder “sí que hace una batida de limpieza de la totalidad del embalse antes y después de la temporada”.

Los integrantes de Alloz Azul lo tienen claro: “El aumento de aseos en el embalse es imprescindible”, aseguran. “Y un contenedor de vidrio, sobre todo porque hay un bar cerca y porque es un material que genera peligro de incendios y de cortarse”.

Desde la plataforma, proponen “convocar una recogida en cada pueblo y que cada uno limpie su trozo de orilla”. Aún no han organizado nada concreto y por eso instan a las distintas entidades “a que se unan o a que capten nuestra idea y la hagan suya”. También reivindican que la comisión gestora “lleve a cabo un proceso mucho más público y participativo”.

De momento, la asociación ha fabricado, a partir de restos recogidos del propio embalse, un cartel con su lema principal, La basura no vuelve sola, y un gran recipiente para colillas. Su intención es colocarlos en una zona concurrida de Alloz para que la gente “tome conciencia”.

Datos

2013. 6.794 vehículos fueron registrados en el aparcamiento del embalse entre mayo y septiembre.

2014. 7.483 vehículos.

2015. 11.691 vehículos.

2016. 16.021 vehículos.

2017. 12.729 vehículos hasta el viernes pasado. Este año la afluencia ha sido menor que en 2016 en julio y agosto, pero mayor en junio (600 coches en 2016 y 2.100 en 2017, casi cinco veces más).