su aportación sigue siendo de número uno

Eseverri cumple 40 años: “Cada año quiero ser mejor”

FÚTBOL SALA |El capitán de Osasuna Magna se queda como el más veterano de Primera

M.J. Armendáriz - Mikel Saiz - Lunes, 28 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Javi Eseverri posa con una tarta de cumpleaños en Anaitasuna.

Javi Eseverri posa con una tarta de cumpleaños en Anaitasuna. (Mikel Saiz)

Galería Noticia

Javi Eseverri posa con una tarta de cumpleaños en Anaitasuna.En División de Plata, con el Diario de Noticias Xota (1997).Con dos medallas de oro en Europeos y una de plata en el Mundial (2010).Abajo, en el centro, festejando el ascenso (1998).Subcampeón de Liga en 2010.Celebración de la permanencia en Primera en Zaragoza en 2001.Exultante tras anota un gol ante el Inter (2012).Con el 3, en el debut con la selección (2005).Rodeado de su familia al llegar a los 600 partidos en 2015.Abraza a Tete en el pase a ‘<strong>semis’</strong> de la Copa de España en Pamplona (2005).Cariacontecido tras ser subcampeón de la Copa del Rey (2017).
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

“Para llegar a los 40 en activo hay que cuidarse, tener suerte con las lesiones y mantener la ilusión y la ambición” - “Sigo sintiendo mariposas en el estómago antes de cada partido”- “No tengo la chispa de un chaval de 20 años, pero la expeciencia que enseña a moverte y cuándo hay que correr”- “En el club sigue la misma gente que estaba cuando llegué”

pamplona- Llegar a los 40 en el deporte profesional no es algo que esté al alcance de muchos. Javi Eseverri lo ha conseguido y hoy celebra su cumpleaños en vísperas de iniciar una nueva temporada en la Primera División de fútbol sala.

Pero Javi Eseverri se ha convertido en el icono del Osasuna Magna no por cumplir los 40 años en activo, sino porque su aportación sigue siendo de número uno en la pista, donde ejerce de capitán, y en el vestuario, donde ha sabido impregnar el carácter del club a todos los que se han vestido de verde.

Esta temporada será el más veterano de la Liga tras la retirada de otros de su generación. Nada es fruto de la casualidad. “Me he quedado el último. Para llegar hasta aquí, hay que cuidarse, tener suerte con las lesiones y tener ilusión y ambición. Son tantos años de viajes y entrenamientos, que las ganas y la motivación son claves. Yo las tengo intactas, cada año quiero ser mejor y físicamente me encuentro bien”.

El verano no permite excesos. “Durante las vacaciones hay que cuidarse en las comidas y hacer ejercicio, no tan disciplinado como un entrenamiento, pero hay que moverse. La pretemporada son cinco semanas y es dura. No es la adrenalina de la competición, pero hay que hacerla con profesionalidad porque ahí está la clave de lo que viene después. La pretemporada es dura, con entrenamientos mañana y tarde, pero a lo largo del año vivimos muy bien y siempre digo que peor está la gente que busca trabajo. La competición es diferente y sigo sintiendo esas mariposas en el estómago, es la gasolina que te hace competir y ser mejor”.

Dicen que cuando se pasa una determinada edad, ya es habitual competir con dolor. “Los partidos son duros, porque estás en la elite. Siempre te llevas golpes, pero lo bueno es que la experiencia te da ese punto de saber cuándo parar y cuándo apretar, en un partido y, sobre todo, a la hora de entrenar... A mí me cuesta más recuperar, pero cuando tengo una molestia sé que tengo que parar para recuperar y tal vez la gente joven no para. En eso tengo ventaja. En los partidos, la forma de jugar cambia. No tienes la chispa de un chaval de 20 años, pero tienes la experiencia, el saber moverte, correr cuando tienes que correr, eso te dan los años... Para competir es importante conocerte a ti mismo, cuándo parar, cuándo hay un partido importante... Ahí tengo ventaja”.

Lleva más de la mitad de su vida en el club. “Ya son 22 años en el Xota. Han pasado bastante rápido. Es toda la vida en el club y estoy agradecido por hacerme sentirme jugador y ayudarme a crecer. El club es muy parecido al que había cuando empecé yo, con Txuma, Txema, Tatono, Vicente, Juanjo, Imanol... Mucha gente de siempre y es bueno que sigamos manteniendo el espíritu que había cuando llegué. Equipos buenos hay muchos, pero marcamos la diferencia por el vestuario. Otros tienen más calidad y presupuesto, pero nosotros tenemos un gran vestuario”. Dice que no es de los que cuenta batallitas. “La labor del capitán está muy repartida aquí, no sé cómo será en otros vestuarios. Están Roberto Martil, Araça, Rafa, Víctor, Eric... Somos los veteranos los encargados de que los nuevos entiendan cuál es la filosofía del club. Yo les vacilo un poco, les meto caña también, pero lo hacemos entre todos. Cuando hay que entrenar nos ponemos serios y somos exigentes, pero después hay tiempo para todo”.

Tras la mejor temporada de la historia del club, sabe que es difícil mejorar. “Sólo se mejora con un título, está claro, pero es complicado. Venimos del mejor año de la historia deportivamente y nos gustaría repetirlo o mejorarlo. Se puede conseguir, pero hay dar un poco más. Si bajamos un poco el rendimiento, nos convertimos en un equipo como cualquier otro”.

El equipo tiene caras nuevas. “Binho está dejando buenas sensaciones, y Álex, Íñigo y Edu tienen un futuro prometedor, pero hay que tener paciencia porque el salto es grande. Serán jugadores importantes, aunque ahora tienen que saber dónde están”.

El capitán se ha ganado el cariño más allá de Pamplona. “Después de jugar la gente se hace fotos y es agradecido... Llevo muchos años, he estado en la selección y la gente tiene una sonrisa para ti también”. Recuerda los cinco años como internacional. “Era duro, porque vuelves de la selección y en el Xota juegas muchos minutos. Al final te va quemando. Cuando decidí dejarlo, es cierto que ya iba jugando algo menos, que la gente con la que yo jugaba ya se iba retirando... Jugué dos Eurocopas y un Mundial (dos oros y una plata) y fue una pasada estar con jugadores tan competitivos y tan buenos”.

Entre los retos que le quedan, destaca “ser cada día mejor, seguir aprendiendo con los mejores y manteniendo el espíritu verde que se ha ido creando y que la temporada pasada se notó mucho. La gente se ha identificado con nuestros valores. Eso es mérito de todos. El reto es mantenerlo, porque cuesta mucho conseguir y poco perderlo si no se hacen las cosas bien”.

Protagonizó el vídeo en el que Osasuna anunció su colaboración con el Xota: “Un jueves por la tarde me avisaron y fue corto pero intenso. Es importante lo que significa. Es una aventura que acaba de empezar. Es un apoyo fundamental y no sólo económico, porque Osasuna en Navarra es lo que es. Con nuestras dificultades económicas, tener este apoyo ha sido un alivio”.

Compagina su vida profesional, con la familiar y la enseñanza de fútbol sala en la Academia que tiene junto a Rafa Usín: “Esta temporada triplicamos el número de chicos . Nos hemos quedado alucinados con la mejora de los niños. Hace mucha ilusión y es una actividad que llena mucho”.

el protagonista

Fecha y lugar de nacimiento. 28-8-1977 (Ochagavía).

Familia. Casado y padre de una niña de 3 años.

Trayectoria. Desde su debut en un Xota-Sestao (10-2-96), se convirtió en una pieza clave, primero en División de Plata y desde la temporada 1998-99 en Primera. Ha jugado doce Copas de España y dos play off por el título.

Palmarés.

67 veces internacional absoluto

2 Campeonatos de Europa (2007, 2010)

1 Subcampeonato del Mundo (Brasil 08)

1 Título de Liga de División de Plata (97-98)

1 Copa de División de Plata (97-98)

Mejor Ala-Cierre de la LNFS (05-06)

Subcampeonato de Liga de Primera (09-10)

Subcampeonato de Copa del Rey (16-17)