Las Kellys denuncian sus precarias condiciones laborales en Twitter, a lo Manuel Bartual

EFE - Lunes, 28 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 13:25h

Operarias de limpieza retiran un cristal roto en un hotel de Tarragona.

Operarias de limpieza retiran un cristal roto en un hotel de Tarragona. (Archivo)

Galería Noticia

Operarias de limpieza retiran un cristal roto en un hotel de Tarragona.

BARCELONA. Las Kellys, las limpiadoras de habitaciones en hoteles, denuncian sus precarias condiciones laborales en Twitter como hizo la semana pasada el dibujante valenciano Manuel Bartual, quien narró una historia de suspense en vivo a través de tuits a sus seguidores de la red social.

Esta asociación, conocidas como Las Kellys -apócope de "las que limpian"-, ha aprovechado la viralización del relato escrito por Bartual, que ha conseguido miles de reacciones entre los usuarios de Twitter, para hacer llegar de manera masiva su demanda de mejoras laborales y salariales.

La historia de Las Kellys empieza en su cuenta oficial con un "Estamos limpiando la habitación de #Manuel #Bartual por 1,5 euros", haciendo un guiño a uno de los escenarios en los que se desarrolla la narración del dibujante valenciano.

El colectivo se apropia del estilo narrativo utilizado por Bartual, caracterizado por toques paranoicos, para denunciar irónicamente que en el hotel en el que trabajan "pasan cosas raras, el hotelero dice que no es nuestro jefe".

Así, las Kellys protagonistas de este relato explican que su jefe ha contratado a un doble de su jefe, como le sucedía a Bartual en su historia, y que se hace llamar "Empresa Externa", en alusión al recurso de los hoteles de subcontratar los servicios de limpieza.

"Creemos que es #CesiónIlegal porque, claro, es que nuestro jefe verdadero es el hotelero, ¿por qué nos contrata a través de Empresa Externa?", se preguntan las Kellys en un tuit con un toque irónico.

A partir de ahí, la narración se nutre de muestras de la precariedad que las Kellys llevan denunciando desde hace un año y medio, como que les han "metido hasta 30 habitaciones hoy", que han estado "casi 12 horas metidas en el hotel", que tienen dolor de espalda después de trabajar más horas de las que les tocaban y que no tienen un comité de empresa al que dirigirse.

"Estamos preocupadas porque se nos han ventilado derechos", sigue el hilo de mensajes en Twitter.

Las críticas también llegan a los dos principales sindicatos españoles, UGT y CCOO, puesto que el colectivo les acusa de que no apoyan suficientemente sus demandas.

"UGT y CCOO firman convenios del sector a favor de la externalización con supuesta mejora salarial. Hay que exigir la #LeyKelly y sindicalismo combativo", denuncian las limpiadoras protagonistas del relato en Twitter.

La historia de las Kellys se desarrolla sin fin en la red social y el colectivo continúa subiendo tuits en los que narra la situación de estas mujeres que limpian el hotel en el que hipotéticamente se hospedaba Bartual.

Así nutren, en paralelo, la trama iniciada por el dibujante valenciano, que empezó el pasado lunes con un tuit inquietante: "Ando de vacaciones desde hace un par de días, en un hotel cerca de la playa. Iba todo bien hasta que han comenzado a suceder cosas raras".

Con este arranque, el narrador empezó a contar su historia en vivo, perfilando una nueva versión del suspense, y aprovechándose de los recursos que ofrece Twitter, interactuando con sus seguidores, que se convirtieron en testigos y personajes del relato, y subiendo imágenes, vídeos y memes, elementos que le permitieron dotar de más realismo a la trama.

Tras días de tensión, Bartual resolvió el misterio ayer al mediodía con un "ha sido todo mentira", indicando que tan sólo quería contar una "historia divertida" a la comunidad tuitera.

Las reacciones a la historia de Bartual se han multiplicado, con propuestas como las de las Kellys, hasta convertirse en viral durante los días que ha durado la narración y el dibujante valenciano ha pasado de tener 15.000 seguidores a más de 400.000.