Hablando con el cayado

J.E. - Lunes, 28 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Un caminante solitario habla a su cayado en el silencio del bosque: “Saluda a tus compañeros de nacimiento. No seas engreído porque tú veas otros caminos y otros horizontes que ellos, enraizados en el suelo, no verán. Tu único mérito es haber nacido esbelto y tener esa pequeña curvatura que te hace más cómodo a mi mano”.