sestao ante la ausencia de inversores

La junta de accionistas del astillero 'La Naval' aprueba la entrada en concurso de acreedores

efe - Miércoles, 30 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 13:16h

La plantilla de La Naval en una protesta reciente.

La plantilla de La Naval en una protesta reciente. (Juan Lazkano)

Galería Noticia

La plantilla de La Naval en una protesta reciente.Botadura en La Naval de una draga para el armador holandés Van Oord.La Naval tiene en sus dársenas un buque en construcción y otro en fase de pintura.

BILBAO. El astillero La Naval irá a concurso de acreedores, la antigua suspensión da pagos, según han confirmado hoy fuentes de la empresa, ratificando así la información adelantada por el comité.

Hoy se ha reunido desde las diez de la mañana la junta de accionistas extraordinaria en las instalaciones del astillero, para decidir qué hacer ante la falta de noticias de un posible nuevo inversor.
Se estima que la deuda del astillero es de unos 150 millones de euros con la banca, más 80 millones de pérdidas de los dos últimos años, aunque tiene cuatro buques en construcción. Los accionistas mayoritarios siguen siendo Ingeteam y Astilleros Murueta, que cuentan con el 33,8 % del capital cada uno de ellos.

Sin inyección de nuevo capital, el camino de la empresa será el del procedimiento concursal, la antigua suspensión de pagos, con lo que la gestión quedará en manos de un administrador concursal.

El concurso es la fórmula que se utiliza para cuando una empresa tiene problemas de solvencia y no puede pagar sus deudas. Implica que se aplazan los pagos y se negocia una quita -un reducción de la deuda- con los acreedores, y permite dedicar los nuevos recursos obtenidos por la empresa a la continuación de la actividad y no a satisfacer la deuda generada hasta la declaración de concurso.

Según estas fuentes, la idea que les ha trasladado la empresa es que el concurso sea de continuidad, es decir, apuesta porque la firma siga funcionando, ya que buena parte de los concursos acaban en liquidación, con el cierre de la firma.

En el caso de La Naval, sus acreedores son la banca pero también los propios contratistas -la firma tiene unos 250 trabajadores en plantilla, pero 1.600 subcontratados-, de manera que si hay quita o aplazamientos de pago repercutirá en las contratas, como acreedoras, y en el empleo.

El comité espera en las próximas semanas mantener reuniones con la dirección, el Gobierno Vasco y el PNV para tratar sobre la situación del astillero, y probablemente empezarán movilizaciones.