Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
el suceso ocurrió en la autopista de navarra

Dos años de cárcel por causar un accidente en la AP-15 al frenar tras ‘picarse’ con una conductora

2 AÑOS DE CÁRCEL Y 6 SIN CARNÉ PARA C.I.A., de 41 años, por conducción temeraria

Enrique Conde - Miércoles, 30 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Fotografía de archivo de la Autopista de Navarra (AP-15).

Fotografía de archivo de la Autopista de Navarra (AP-15). (D.N.)

Galería Noticia

Fotografía de archivo de la Autopista de Navarra (AP-15).

Pamplona- Un conductor navarro de 41 años, C.I.A., vecino de una localidad de la Comarca de Pamplona, ha sido condenado a dos años de prisión y se quedará seis años sin permiso de conducir por un delito de conducción temeraria en concurso ideal con dos delitos de lesiones por imprudencia grave.

El procesado causó un accidente de tráfico en la Autopista de Navarra (AP-15) a la altura de Imarcoáin, después de picarse con una conductora a la que exigía que fuera a mayor velocidad y a la que, tras adelantarla, provocó que se saliera de la carretera al activar repentinamente el pedal de freno cuando se había colocado delante de dicho coche. Las dos jóvenes, naturales de Vitoria y que circulaban en ese vehículo, sufrieron heridas de diversa consideración. La condena, impuesta por el Juzgado de lo Penal número 5 de Pamplona, ha sido ahora ratificada por la Sección Primera de la Audiencia, que desestima las alegaciones formuladas por el acusado.

Los hechos juzgados ocurrieron sobre las 16.15 horas del día de San Fermín de 2015. El vehículo que conducía la víctima, un Renault Clio, se dirigía hacia Pamplona y estaba efectuando un adelantamiento a un camión que le precedía. La maniobra la realizaba a unos 110 kilómetros/hora. En ese momento, a la altura del kilómetro 57 de la AP-15, el acusado, al que no le constan antecedentes penales por lo que no ingresará en prisión, se colocó con su vehículo, un Ford Focus, justo detrás de la conductora y su acompañante. Según la sentencia, el conductor lo hizo “sin respetar las más elementales normas de conducción” y comenzó a lanzarle ráfagas de luz al Renault Clio para que aumentara su velocidad, hostigando de esta forma a la conductora.

dos heridas al dar volantazoUna vez que esta había terminado la maniobra de adelantamiento al camión y sin que conste que se hubiera incorporado al carril derecho, el procesado la rebasó, se situó inmediatamente delante, cuando sin razón ni motivo para ello, dio un fuerte frenazo que motivó que la otra conductora diera un volantazo y se saliera de la autopista para evitar quedar atrapada entre el camión y el coche del procesado. El turismo se salió por el margen izquierdo y empezó a dar vueltas de campana hasta detenerse en la mediana. La conductora sufrió múltiples contusiones y un fuerte traumatismo craneoencefálico de los que tardó en curar 126 días, quedándole varias cicatrices como secuelas. La otra joven que iba en el asiento del copiloto sufrió también erosiones en brazos y hombros y traumatismos.

LE LANZÓ LAS LUCES POR IR LENTA Si bien el acusado dijo que había activado el sistema de frenado para moderar la velocidad a la que circulaba y ajustarla a la establecida a la circulación, la Audiencia cree que de todo lo expuesto, teniendo en cuenta que es “indiscutido” que existió una previa comunicación entre los conductores “poniendo de manifiesto cada uno de ellos su disconformidad por el contrario, recriminando el acusado a la conductora su forma de circulación que imposibilitaba una circulación fluida, y respondiendo esta de algún modo al acusado ante esa recriminación, tal precedente permite razonablemente considerar que la maniobra del acusado, al frenar, siquiera ligeramente, el vehículo, constituyó una respuesta del mismo a la actuación de aquella conductora. No hallamos otra explicación al hecho de que llegase a frenar nada más culminar el adelantamiento. Su conducción careció de la más elemental cautela y puso en riesgo a las personas”, concluye la Sala.