Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Cohete con buena salud

Los trabajadores del centro médico de Berriozar dieron comienzo a seis días de fiesta
Fernando Urzainqui, pediatra recientemente jubilado, recibió una ovación y un caluroso aplauso del público

Cristina Jiménez Javier Bergasa - Jueves, 31 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

(JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

berriozar - La plaza Eguzki se llenó ayer por la tarde de berriozartarras que esperaban con alegría e ilusión el comienzo de las fiestas. Entre música y vasos llenos para combatir el calor, vecinos de todas las edades se congregaron a las 18.00 horas para presenciar el chupinazo.

Los protagonistas de la jornada fueron los trabajadores y trabajadoras del centro de salud del municipio, que al grito de Viva Berriozar, Gora Berriozar, prendieron la mecha que dio inicio a seis días de fiesta. Entre ellos, junto a Txaro, destacó indiscutiblemente la figura de Fernando Urzainqui, pediatra recientemente jubilado tras 25 años en el centro. “Es una satisfacción y un buen homenaje para retirarme, pero yo solo soy un trabajador más”, aseguró Urzainqui, que se mostró visiblemente agradecido y aprovechó la ocasión para destacar la actitud de los vecinos de la localidad. Numerosos jóvenes, incluso, corearon su nombre desde la plaza: “Yo no vivo aquí pero siempre me he sentido acogido”, señaló gratificado.

Entre el público, cuadrillas y familias se mezclaron para disfrutar del día soleado. Entre ellos, la joven Alba Medina, vecina de 21 años, expresó su emoción: “Lo más bonito sin duda es el ambiente, es un encuentro entre todos los vecinos”, aseguró Medina, que participó en la comida para jóvenes previa al cohete: “Es una buena excusa para juntarnos todos los del pueblo y celebrar la llegada de las fiestas”. En el mismo grupo, varias amigas residentes en otros municipios se acercaron al primer día de fiestas: “Llevamos viniendo varios años porque pasas un buen día y la gente es agradable”, detalló Edurne Reparaz.

También allí, miembros de Labarga, Los Cubas, Zulo Alai y S.C.D. San Cristóbal, las cuatro peñas berriozartarras, bailaron al son del repertorio de Igandea Txaranga. Entre la multitud, algunos quisieron lucir sus banderas, entre las que destacaron la navarra y la ikurriña. Asimismo, no faltaron los típicos carros llenos de cubos con zurrakapote y sangría, que sirvieron a jóvenes y mayores de remedio contra el calor.

Tampoco quisieron faltar a la cita Pastor, Vendimiadora, Mayordomo y Mayordoma, las cuatro figuras que encabezan la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Berriozar, que se contonearon al ritmo de gaitas y tambores tras el estallido del cohete. “Mis dos hijos son absolutamente giganteros de toda la vida, así que lo más importante de las fiestas son las salidas de la comparsa, aunque también solemos ir a las vaquillas, a las barracas y a los hinchables para que se diviertan”, apuntó Cristina Aranda, madre de los pequeños Raúl y César, de 7 y 4 años, que observaban el baile sin perderse detalle.

Por su parte, Raúl Maiza, alcalde del municipio, presenció el momento entre la gente y quiso desear unas felices fiestas a los vecinos del pueblo. Además, Maiza destacó la implicación de los vecinos, especialmente del sector más joven de la localidad, que participa en los actos del programa oficial y al mismo tiempo gestiona sus propias actividades de manera independiente: “Estamos súper contentos con que los jóvenes de Berriozar se interesen por participar”, concluyó Maiza.

Una de las principales novedades de las fiestas, que este año han contado con un presupuesto de 75.000 euros, 5.000 más que el año pasado, es el concierto que ofrece hoy la Banda Doinua junto con la Coral Elkarrekin y cantantes solistas, a las 20.00 horas en la plaza Eguzki. Además, destacan el partido de pelota femenino el sábado 2, así como los hinchables de piscina de esta tarde, a las 17.30 horas.

El Ayuntamiento, un año más, ha impulsado una campaña contra las agresiones sexistas, aunque esta vez más potente que nunca, gracias al reciente nacimiento del colectivo Berriozarko Talde Feminista. En este sentido, el escenario de la plaza Eguzki albergó en sus proximidades la figura de una gran mano roja, cedida por el Ayuntamiento de Pamplona, para mostrar tanto a vecinos como al resto de personas, que Berriozar no tolera la violencia sexista.

Por la tarde, tuvo lugar la clásica final del torneo interpeñas en la pista Ilargi. Allí, decenas de berriozartarras acudieron para disfrutar de un popular duelo en el que se enfrentaron los equipos de Los Cubas y el Zulo. El partido mantuvo al público en vilo y finalmente Zulo Alai resultó vencedor en la ronda de penaltis.

homenajes Antes del cohete, el consistorio acogió la tradicional imposición de pañuelos a los niños y niñas nacidos en la localidad durante 2016. Miembros de la corporación hicieron la entrega a 130 nuevos vecinos de Berriozar acompañados de numerosos familiares que presenciaron el momento con emoción.

Herramientas de Contenido