Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Lumbier | El chupinazo

Un cohete de gigantes abre las fiestas de Lumbier

Alfonso y Bittor Balda fueron la voz de la Comparsa, que reunió a sus miembros en el balcón consistorial
La comarca, invitada a la víspera por vez primera

Marian Zozaya Elduayen Unai Beroiz - Jueves, 31 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Amigos por todo lo alto y ambiente de cuadrillas en los minutos posteriores al chupinazo por la calle Mayor.

Amigos por todo lo alto y ambiente de cuadrillas en los minutos posteriores al chupinazo por la calle Mayor. (UNAI BEROIZ)

Galería Noticia

lumbier - Tras muchos años de ser parte importante de la fiesta, la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Lumbier fue la encargada ayer de prender la mecha que dio paso a seis días festivos para la localidad. En su nombre, Alfonso Balda Domeño y Bittor Balda Iruzozki invitaron a la vecindad a disfrutarlas desde el respeto alternando euskera y castellano, antes de que llovieran las serpentinas de colores lanzadas por sus miembros desde el balcón.

Primos y amigos, los Balda se repartieron guion y fueron la voz de un colectivo con solera en la localidad, ya que sus orígenes datan de 1956, por lo que recalcaron que el chupinazo estaba dedicado “a los que son y a los que fueron”, con mención especial en el pasado reciente para Ignacio Irigoyen Garbanzo, Joaquín Pérez Balda y Joaquín Garde, que dieron años de entrega y que ayer compartieron ilusión.

Alfonso y Bittor, de la cuadrilla del Txoko Puntazo, reconocieron haber vivido la inevitable impresión de asomarse al balcón y sentir que todo el mundo te espera para iniciar la fiesta. Lo vivieron como una oportunidad para llamar a la participación y se mostraron agradecidos al Ayuntamiento por brindársela, algo que la alcaldesa, Rocío Monclús, tenía muy claro. “Ellos son la fiesta, se entregan y es justo reconocerlo”, expresaba.

La Comparsa llena las seis mañanas del calendario festivo y sin ella “estarían muertas”, manifestaban. Tengan hijos o no, llevar la ilusión a los más pequeños es para ellos “lo más importante”.

Alfonso lleva media vida en la Comparsa, 21 de sus 40 años, mientras que Bittor, que se sumó el año pasado, representa el refuerzo que hace falta en este colectivo.

“Los amigos no fallan nunca”, significaba el primero, al recordar que el año pasado tuvo que lanzar un SOS y así reclutó a varios de su cuadrilla para reflotarla. “Somos 14 adultos y 10 txikis, los suficientes para hablar de continuidad, pero siempre se necesitan apoyos, sobre todo para las salidas y para que no se pierda”, recalcaban.

EN EL RECUERDO Desde su creación hacia 1956 con los gigantes castellanos, la comparsa siempre ha tenido impulsores: Higinio Gil, Ángel Itúrbide, Tomás Pérez y Rafael Miranda (cabezudos). En los primeros sesenta se sumaron José Mari Burgui, Andrés Burguete y Ayarra. Hacia 1980 la Comparsa creció con la llegada de los Roncaleses.

Los años de Ignacio Irigoyen Garbanzo como presidente fueron la etapa viajera (Navarra y España), en la que más momentos compartieron con otras comparsas.

“Gracias a ellos hemos llegado hasta aquí, y a veces con bastantes dificultades. Por eso este cohete se lo dedicamos también a todos ellos”, expresaron los componentes de la Comparsa lumbierina. Dispuestos a seguir viviendo la fiesta de forma especial por pertenecer a ella y a mantenerla en el tiempo, Alfonso y Bittor Balda expresaron que las fiestas del 2017 serán “inolvidables” para ellos.

LA COMARCA Representantes de la los pueblos vecinos de la comarca acudieron por vez primera a la víspera de las fiestas. El adelanto de la recepción es de las pocas novedades del programa que afrontan con 76.667 euros, más 17.000 destinados a los convenios anuales con los colectivos culturales.

Acudieron a la invitación alcaldes y concejales de Sangüesa, Cáseda, Ayesa, Rocaforte, los Urraúles y Aibar. “Este cambio y el almuerzo popular de migas en las Arcadas el día de la Juventud son las únicas novedades del programa de este año”, apuntaba Begoña Gogorcena, concejala de Cultura y Festejos.

Destacaba asimismo la edil que la comida popular en la plaza Mayor va en auge, al tiempo que mostraba su satisfacción porque este año son 550 las personas apuntadas para participar en ella el sábado. Los ayuntamientos de Aibar, Ayesa, Cáseda y Rocaforte les han dejado sillas y mesas para acomodar a los comensales, por lo que la edil mostró públicamente su agradecimiento.

También a la txaranga local por tomar parte en el Paseíllo que organizan conjuntamente el Ayuntamiento con el grupo Olatz, que recorrerá en recuerdo de fiestas pasadas la calle Mayor el próximo sábado por la tarde.

IMAGEN y reivindicación Antes de que la fiesta estallara en la calle, el Ayuntamiento procedió a la entrega de premios del concurso de carteles, cuyo primer ganador fue Ibai Alzueta Subiza, mientras que el segundo recayó en María Recari Turrillas. En la categoría infantil, los premios fueron para Ane Valencia Osa e Iñaki Jiménez Gil.

Ibai Subiza, cámara de televisión vecino de Pamplona y oriundo de Lumbier, de 26 años, eligió el típico pañuelo rojo de fiestas escaneado, con las letras intercaladas en su silueta. “No soy diseñador y no participo en estos concursos, pero en Lumbier sí que me gusta hacerlo y de hecho, aunque he tomado parte otros años, éste es el primero que lo gano”, expresó satisfecho, y añadió que, si puede, se seguirá presentando porque “lo entiendo como una manera de colaborar “, argumentó.

Comparsa y gaiteros tomaron las calles, seguidos de la Ilunberriko Txaranga que sonó fresca y con fuerza en la primera mañana festiva.

Mientras tanto, la reivindicación ya manifiesta en el cohete con la ikurriña a pie de calle y en el balcón y símbolos contra la violencia de género se trasladó a la plaza de los Fueros con el acto de homenaje a la ikurriña y la acogida a los familiares de los tres jóvenes presos alsasuarras, para denunciar las desmesuaradas peticiones de condena y pedir su liberación.

detalles

Comparsa El colectivo de gigantes y cabezudos lo componen en la actualidad 14 miembros y 10 txikis, que representan el futuro de una comparsa que inició su andadura hacia 1956.

Con nombre propio. En el repaso por su trayectoria, la comparsa agradeció especialmente la entrega de Joaquín Pérez Balda, Joaquín Garde y el desaparecido Ignacio Irigoyen “Garbanzo”. frase

alfonso y bittor balda “va por todos los que somos y los que fueron”

Los protagonistas no olvidaron a cuantos han hecho posible la continuidad y agradecieron la designación al Ayuntamiento por brindar el cohete a los colectivos que, como ellos, trabajan por el pueblo.

Herramientas de Contenido