Damon no convence en Venecia con una comedia inteligente

La sección oficial de la Mostra arrancó con el filme de Payne,
‘Una vida a lo grande’

Alicia García de Francisco - Jueves, 31 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Matt Damon, ayer en Venecia.

Matt Damon, ayer en Venecia. (EFE)

Galería Noticia

Matt Damon, ayer en Venecia.

Venecia- Alexander Payne como director y Matt Damon como protagonista no convencieron ayer en la 74 Mostra de Venecia, que inauguraron con Una vida a lo grande, una comedia con momentos brillantes que destilan inteligencia y crítica social, aunque pierde el ritmo en su excesiva ambición. “Creo que es optimista en unas cosas y pesimista en otras”, dijo en rueda de prensa Payne, que construyó la película sobre una premisa de comedia de ciencia ficción, pero que en el camino pasó a ser un drama, una historia de amor, una denuncia del capitalismo e incluso un alegato medioambiental.

Una historia que para Payne tiene “el mismo sentido del humor y el mismo tono” que su anterior colaboración con el guionista Jim Taylor, Entre copas(2004). No obstante, si aquel filme era una pequeña y redonda historia de relaciones personales, Una vida a lo grande es mucho más ambiciosa y plantea la imposible hipótesis del descubrimiento por parte de un científico noruego de un producto que permite encoger a los seres vivos. Un hombre de 1,80 pasa a medir poco más de 12 centímetros. Y esta posibilidad, que unos ven como la bendición necesaria para salvar el mundo de la explotación de recursos y otros como una locura de un puñado de iluminados, es el inicio del filme.

Un original punto de partida y una historia que para Matt Damon es “absolutamente maravillosa y única” y que fue la razón que le llevó a aceptar su papel. “Para ser justo, cualquier actor del mundo querría trabajar con Alexander”, agregó Damon, quien es el protagonista absoluto, primero en tamaño normal y luego reducido, de una película por la que pasan Kristen Wiig, Christoph Waltz, Laura Dern, Jason Sudeikis, Neil Patrick Harris o Joaquim de Almeida... Pero en la que brilla especialmente la estadounidense de origen vietnamita Hong Chau.

Por su parte, el guionista Jim Taylor dijo, en referencia a los problemas medioambientales, que “muchas cosas han evolucionado en los últimos años que hacen más relevante la película hoy en día”. Sin embargo, ninguno de los dos quiso ahondar en las evidentes referencias políticas de una película que juega con la idea de un apocalípsis medioambiental y que denuncia, desde su tono de humor, las diferencias sociales o el empobrecimiento. “Hemos hecho la película para todos”, señaló Payne, que no quiso especular sobre cómo van a recibirla las personas que apoyan al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y a su política contra las medidas para frenar el cambio climático. A lo que Taylor agregó: “Estamos más interesados en humanismo que en políticas”.