Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Solo son animales

Eva López - Jueves, 31 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Esa es la respuesta prácticamente explícita que solemos recibir quienes recurrimos a nuestras instituciones y fuerzas del orden público implorando ayuda urgente para ellos cada vez que la ocasión lo requiere. ¡Y lo requiere tantas!

La nuestra es una sociedad tristemente cruel y desconsiderada hacia unos seres que nos demuestran constantemente a quienes tenemos el privilegio de observarlo que ni la inteligencia ni la empatía ni la sensibilidad son cualidades estrictamente humanas. Más bien al contrario y, a juzgar por lo visto, osaría decir que empiezan a ser excepcionalmente humanas, de hecho. Hay individuos de nuestra propia especie que incluso parecen disfrutar del sufrimiento de estos seres;aprovechándose de su incapacidad para exponer con su propia voz el ruego, la denuncia, el más mínimo llamamiento desesperado de auxilio. ¿No deberían nuestras instituciones protegerles de estos sádicos que no solo suponen una amenaza para la vulnerabilidad de estos animales, sino para cualquiera hacia quien quieran dirigir sus desequilibrios y excentricidades?

En el centro de Pamplona se ha intervenido ya en dos ocasiones sobre un mismo domicilio, del que han sido requisados perros, gatos y otros animales domésticos muertos o agonizantes por la dejadez -o maldad, diría yo- de sus propietarios. Los técnicos del área competente y fuerzas de seguridad del ayuntamiento encontraron allí un dantesco cuadro más propio de una película de terror que del hogar de una familia socialmente aceptable que no solo es una obvia amenaza para sus víctimas, sino que además ocasiona reiteradamente un problema de salud pública que sufrimos y cuya subsanación pagamos todos sus vecinos. Estamos ante la tercera ocasión en que a quienes seguimos este espeluznante caso nos consta que hay animales en riesgo en la vivienda: el olor que emana de ella empieza a resultar dolorosamente sospechoso para los vecinos y algunos maullidos desesperados han dejado de escucharse. Llevamos días reclamando una intervención que evite más muertes, y más molestias vecinales, sin éxito. ¿Cuántas víctimas más harán falta para que se actúe diligentemente y con la compasión que cabría esperar de cualquier ser humano? ¡Basta ya!

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia