Mesa de Redacción

Una voz impropia más que propia

Por Joseba Santamaria - Jueves, 31 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

anda UPN esta temporada otra vez a vueltas con esa ya vieja idea de tener voz propia en Madrid. Eso sí, dentro, de la disciplina política e ideológica y, sobre todo, de voto, del PP. Como siempre. De hecho, en la comparecencia de Rajoy en el Congreso por su implicación como presidente del PP en el caso Gürtel, la voz propia del diputado Iñigo Alli volvió a ser la propia voz del PP. UPN fue -junto al Foro Asturias del ex ministro Álvarez Cascos-, la única voz que defendió a Rajoy ante las críticas generalizadas de la mayoría de los partidos, incluido Ciudadanos. UPN siempre ha intentado vender política y mediáticamente fuera de las mugas de Navarra su idea partidista e interesada de la vieja Navarra oficialista como si fuera el reflejo mimético de la Navarra real. Una visión reduccionista y monolítica de esta comunidad convertida en la única posible que quedó fuera de juego tras las elecciones de 2015. El problema no reside tanto en la voz propia como en lo que dice la voz Y el discurso de Iñigo Alli volvió a situar la voz de UPN junto al PP y, en este caso, de la corrupción que le lastra. Es su problema. Además de que en una especie de viaje al futuro o algo así -al igual que el usuario que criticó en un foro la calidad de las camas del Hotel Landaben de Iruña que aún no ha abierto sus puertas al público-, IñigoAlli expuso en las redes su valoración de los discursos de la oposición horas antes de que comenzara la sesión en el Congreso. “Señorías, el show de hoy ha sido muy flojo. Sus guiones ya no sorprenden y sus interpretaciones ya no tienen credibilidad”, adelantó sin haber escuchado ni una sola intervención. Sin sonrojarse siquiera un poco. Una voz impropia para representar a Navarra en Madrid.