Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
según los datos recopilados por Aemet

Este verano, el más tormentoso de los seis últimos años

A falta de que finalice, 2017 acumula ya más tormentas que los periodos estivales precedentes
Los próximos días un frente frío hará descender las temperaturas y traerá nubosidad otoñal

Daniel Burgui - Jueves, 31 de Agosto de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Calles anegadas en el centro de Buñuel.

Calles anegadas en el centro de Buñuel.

Galería Noticia

Calles anegadas en el centro de Buñuel.

Pamplona- Las cinco jornadas consecutivas de tormentas que se han vivido en Navarra durante estos últimos días de agosto se suman ya a la otra veintena de días tormentosos que llevábamos acumulados a lo largo de todo el año. Este hecho convertirá ya, sin lugar a dudas y aun a falta de que finalice, a este periodo estival de 2017 en uno de los más saturados de chaparrones con carga eléctrica de los últimos años: el que será posiblemente el verano con más jornadas de tormenta desde 2011 según los datos recopilados por Aemet en la estación meteorológica del aeropuerto de Noáin. Y que podría ser uno de los más tormentosos de las últimas décadas. Con especial incidencia no solo en zonas montañosas o de los Pirineos -como suele ser habitual- si no también la zona de la Ribera de Navarra, según explica el delegado territorial de Aemet en Navarra, Peio Oria Iriarte.

El registro de tormentas es delicado, ya que se considera como tal a aquellas nubes capaces de producir truenos audibles y descargas eléctricas. También se consideran como tal cuando además de la descarga eléctrica provocan otros fenómenos violentos a ras de superficie como granizo, vientos fuertes o nieve. En concreto, para la estación de Noain solo se contabilizan aquellas tormentas -choque de dos o más masas de aire de diferentes temperaturas con precipitaciones- que tienen componente de descarga eléctrica en un radio de 25 a 40 kilómetros.

Navarra es naturalmente un área de tormentosidad alta, esto es con borrascas con mucha descarga eléctrica (número de rayos caídos) pero sobre todo también de un alto promedio de días con tormentas: unas 20 o 24 jornadas de tormenta al año. Aunque en algunos puntos de los Pirineos, especialmente en su parte más oriental y en cimas superiores a la cuota de los 2.000 metros, se han llegado a registrar una treintena.

Las jornadas de tormentas que hemos sufrido los últimos días se han debido principalmente a dos factores: las que han causado inundaciones y anegaciones del campo y centros urbanos al sur de Navarra fueron provocadas por Depresiones Aisladas en Niveles Altos (DANA) que venían desde el Oeste y se desplazaron hacia el centro de la Península Ibérica. Las tormentas que se manifestaron en la jornada de ayer con mayor intensidad en la zona de Sakana (Etxarri Aranatz y Altsatsu), junto con Bortziriak (Bera y Lesaka) fueron provocadas por el choque de un frente de viento húmedo y frío que penetró desde el golfo de Bizkaia, de la costa cantábrica guipuzcoana y colisionó con los aires cálidos que desde el suroeste avanzaban por el valle del Ebro, provocando una clarísima línea de enfrentamiento en estos puntos de la geografía navarra. Ayer se registraron algunos cortes en el kilómetro 66 de la N-121-A a la altura de la entrada de Bera precisamente por abundantes balsas de agua. Y en Alsasua en el A-10 en el enlace con la autovía de la Sakana varios vecinos alertaron a los bomberos de que los sumideros estaban anegados y se estaban produciendo concentraciones de agua en la carretera, pero sin más incidencias de relevancia.

Días otoñalesSe van las tormentas, pero ni lucirá el sol ni regresará el verano los próximos días. La previsión meteorológica para lo que queda de semana es la llegada de un frente frío que hará descender las temperaturas y predominará un tiempo nuboso, cielos cubiertos y grises en la zona de la comarca de Pamplona con un paisaje más típico de otoño.

Las temperaturas podrán descender en la capital de Navarra hasta los 21º C de máxima, respecto a los 26º C registrados en la jornada de ayer. Una situación que se prolongará posiblemente hasta el sábado. Algunas precipitaciones podrán concentrarse con especial intensidad en la zona del noroeste y Pirineos. Y en la zona sur de Navarra se prevé que el frío cierzo azote el valle del Ebro.