Suma y sigue

Mano Octava victoria consecutiva de Altuna III y Rezusta, que hoy juegan contra ARtola y Albisu la final del Ciudad de San Sebastián (23.00, ‘etb 1’)

Igor G. Vico / Gorka Estrada - Viernes, 1 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Jokin Altuna se dispone a golpear con la derecha ante la mirada de Iker Irribarria.

Jokin Altuna se dispone a golpear con la derecha ante la mirada de Iker Irribarria.

Galería Noticia

Jokin Altuna se dispone a golpear con la derecha ante la mirada de Iker Irribarria.

Pamplona- Jokin Altuna y Beñat Rezusta se impusieron el pasado sábado, brillantes, en el Bizkaia de Bilbao y se coronaron con el título del Torneo 25 Aniversario de Asegarce frente a la maquinaria formada por Aimar Olaizola y Mikel Urrutikoetxea, campeones del Parejas en 2016. Accedieron a la final al tumbar a Oinatz Bengoetxea y Mikel Larunbe. Unos días antes, en la final del Torneo Bizkaia, en el mismo escenario, el mordisco llegó sin premio y frente a Oinatz y Jon Ander Albisu. Fueron un rodillo. El delantero de Amezketa y el zaguero zurdo de Bergara sumaron el miércoles por la noche otra muesca más en su escopeta veraniega y llevan, a estas alturas de la película, un catálogo de victorias juntos muy jugoso. Ya son ocho consecutivas. Dan miedo. La última, ante Iker Irribarria y José Javier Zabaleta, llegó con otro premio debajo del brazo: el acceso a la final del Torneo Donostia Hiria, que se disputa esta noche a partir de las 22.00 horas en el Atano III. La clasificación del tándem alumbrará una contienda netamente guipuzcoana al haberse clasificado el martes por la noche Iñaki Artola y Jon Ander Albisu para buscar el entorchado.

Asoman Altuna III-Rezusta como una combinación clásica y de moda. Suman los perfiles tradicionales de rematador -exquisito a pesar del traqueteo de cuatro partidos en cinco días- y de pegador. El zurdo está instalado en el Olimpo de la pelota a mano actual y asombra por su capacidad de coser los partidos y dominarlos a base de pegada y electricidad. Por ahora, el guardaespaldas de Aspe, flamante ganador del Parejas y mejor pelotari de la competición más larga del curso manista, domina el ranking en los cuadros largos con maestría. Rey Midas. La concepción de tal dueto argumenta razones desde todas las parcelas de la cancha.

Con todo, el enfrentamiento ante Irribarria y Zabaleta, poseedores de dinamita en sus manos, apenas causó vaivenes en su propuesta. Altuna repitió el guion del Desafío K Pilota y empezó entonado, mientras que Rezusta acompañó su incisión con un perpetuo tictac, como un reloj suizo. Clavando cada golpe en el segundero. Diapasón Beñat, terminó como el más destacado en la hoja de servicio, superior a su homólogo en la zaga, más errático.

Ocurre que, ante este panorama, al zurdo de Arama y al pegador de Etxarren no les quedó otra que pelear a contrapelo durante toda la cita. Comenzaron 5-1 en contra y no pudieron restañar la herida a pesar de los intentos en la mitad de la cita, en la que Irribarria se hizo fuerte para sujetar la contienda. De nuevo, como en la primera semifinal, los errores salpimentaron el duelo con demasiada asiduidad -16 en total-.

Altuna III y Rezusta cimentaron el descorche con dos premisas iniciales: la mecha corta del artista de Amezketa y los fallos de los contrincantes. Así, la semifinal se abrió hasta el 8-2. Una losa importante para los azules, que tuvieron que revestirse de seguridad para competir en la cita del Atano III. Consiguieron acercarse a raíz del 11-4. La diferencia ya era grande.

intento de darle la vueltaIrribarria y Zabaleta trataron de darle la vuelta al choque sin suerte. Se colocaron a dos centímetros del abrazo con un buen estirón (11-9).

Sin embargo, los colorados se repusieron para encontrar de nuevo el camino hacia el triunfo. Altuna III y Rezusta llegaron al segundo descanso largo con la mayor diferencia en el tanteador (18-10).

El abismo volvió a alumbrar a un Irribarria voluntarioso, con la intención de aguar la fiesta a los colorados. Impuso su poder al final. A Altuna se le notó el cansancio de un agosto de batalla. Se pusieron 20-17 e, incluso, el de Arama mandó un sotamano al rebote. Pero allí murió el intento de revuelta. Amezketarra y bergararra pusieron la directa al cartón 22. La final se espera apretada.

Últimas Noticias Multimedia