La sequía aumenta el riesgo de hambruna en Somalia tras una mala cosecha

En total, más de seis millones de personas sufren inseguridad alimentaria en la situación de emergencia

Viernes, 1 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

roma- El riesgo de hambruna persiste en Somalia tras una mala cosecha por la sequía, que afectará gravemente a unos 3 millones de personas a finales de año, según un informe difundido por la FAO y otras organizaciones humanitarias.

La Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna (FEWS NET), en la que participan otros socios, advirtieron en una nota de que el hambre se ha agudizado en este país del Cuerno de África.

En total, más de 6,2 millones de personas sufren inseguridad alimentaria, de los que 3,1 millones (el 25% de la población) se enfrentan a una situación de crisis o emergencia.

A pesar de que se creía que la situación de las personas que sufrían las consecuencias de las últimas sequías en Somalia había mejorado, gracias a un cambio de rumbo en la financiación de varios gobiernos hacia proyectos destinados a atender esta emergencia, la persistente sequía ha ocasionado una pobre cosecha de cereales entre abril y junio pasados, muy por debajo de la media, a lo que se suma la subida de los precios de los alimentos y las pérdidas de parte del ganado.

Las restricciones para acceder a ingresos y comida por la sequía han llevado a más de 701.500 personas a abandonar sus hogares en la primera mitad de 2017.

Además, la mayoría de las zonas rurales en Somalia está en crisis o emergencia por falta de alimentos, indica el informe, que prevé altos niveles de inseguridad alimentaria en los próximos meses.

Se calcula que las precipitaciones seguirán por debajo de la media en lo que queda de 2017 y que las temperaturas serán más cálidas de lo normal en la mayor parte del país, lo que causará retrasos en los cultivos y el agotamiento de los pastos y los recursos hídricos.

Las agencias insistieron en la necesidad de aumentar la ayuda al país de forma sostenida ante el riesgo de hambruna, que se mantendrá en las zonas más afectadas, entre ellas el noreste del país y ciertos asentamientos de desplazados internos.

Frente a la sequía, la respuesta humanitaria impulsada durante la primera mitad del año está teniendo un efecto “significativo” en muchas zonas de Somalia, evitando un mayor deterioro de la seguridad alimentaria, y está beneficiando a 2,5 millones de personas al mes desde abril. Las organizaciones internacionales temen que, si no se refuerza la ayuda, Somalia sufra una nueva hambruna como la ocurrida en 2011, cuando murieron unas 260.000 personas. - Efe

en cifras

20

La ONU ha alertado de que 20 millones de personas están al borde de la hambruna o ya la padecen en el Yemen, Sudán del Sur, Nigeria y Somalia.

388.000

Unos 388.000 menores de cinco años sufren desnutrición aguda en Somalia, de los que unos 87.000 corren el riesgo de morir, según las últimas encuestas realizadas por la FAO y sus socios.

260.000

La nueva hambruna que amenaza Somalia recuerda a la ocurrida en 2011, cuando murieron unas 260.000 personas.