Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Presiona para que no haya una contrapropuesta

Esparza se entromete en el diálogo con Fomento para definir el corredor del tren

Presiona para que el Gobierno no haga una contrapropuesta y firme una oferta calcada a la de 2010
Solana dice que no hay fecha límite y que no tiene por qué haber adelantos en el Presupuesto

Andoni Irisarri - Viernes, 1 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

La presidenta Barkos y el vicepresidente Ayerdi observan al regionalista Esparza durante una intervención en el Parlamento.

La presidenta Barkos y el vicepresidente Ayerdi observan al regionalista Esparza durante una intervención en el Parlamento. (Patxi Cascante)

Galería Noticia

La presidenta Barkos y el vicepresidente Ayerdi observan al regionalista Esparza durante una intervención en el Parlamento.

Pamplona- Javier Esparza ha vuelto a protagonizar el último intento por entorpecer las negociaciones que el Gobierno de Navarra y el Ministerio de Fomento están llevando a cabo para configurar el corredor ferroviario. En esta ocasión, el presidente de UPN ha registrado en el Parlamento foral una petición para que comparezca el vicepresidente económico, Manu Ayerdi, y explique si hay o no fecha fijada para dar una respuesta al convenio propuesto por el ministro De la Serna, y que los regionalistas fechan “a mediados de septiembre”. Una nueva maniobra para meter presión y precipitar los plazos de la negociación, aun cuando el propio Esparza es conocedor de que el Gobierno trabaja en la elaboración de una contrapropuesta que garantice la visión de corredor integral para Navarra, mixto y con salida a Europa, además de con unos plazos factibles de desarrollo y una financiación sin riesgos para las arcas forales. Es decir, todo lo que ni estaba detallado en el fracasado convenio de 2010 firmado por UPN y que tampoco figuraba con claridad en la última propuesta de Fomento del 25 de mayo.

Sin fechas ni adelantosDe hecho, antesdeayer fue la propia portavoz del Gobierno, María Solana, la que aseguró que no existe “una fecha fija” para responder a Fomento. En parte, porque el Gobierno no quiere precipitarse y dar ninguna respuesta sin cerrar el debate que sobre el tema existe en el seno del cuatripartito. Además, el Ejecutivo está trabajando por precisar bien el concepto de corredor, las salidas a Europa y la financiación, que al Gobierno le convence más adelantar y ajustar con el Convenio Económico y no dejarla en manos de Adif, que tiene un amplio historial de retrasos en las devoluciones de los adelantos por estas obras. En ese sentido cabe interpretar las palabras que también Solana dijo este miércoles cuando hizo alusión a que los Presupuestos de 2018 no tendrían por qué consignar ninguna cantidad a las obras. Teniendo en cuenta esto, la estrategia de Esparza queda revelada como lo que es: una maniobra de presión. La puso en marcha el pasado 3 de abril, cuando salió a la palestra para jactarse de haberle arrancado a Rajoy un acuerdo para el TAP en el que sólo se hablaba de realizar “estudios” en subtramos concretos, en el que no había un euro consignado y en el que no estaban precisados aspectos claves como la salida a Europa.

A pesar de lo endeble del pacto, Esparza pudo sacarse la foto con Rajoy y hacer como que tomaba las riendas de una negociación que, en realidad, ya estaban llevando a cabo el vicepresidente Ayerdi y el ministro Íñigo de la Serna. Desde entonces, instalado en la irresponsabilidad, sólo se ha dedicado a amenazar con que será el Estado quien haga las obras si el Gobierno no se decide y a recrearse en la disputa interna que existe por este tema dentro del cuatripartito. Nada más le permite su escaso margen de maniobra en la oposición. Incluso el propio Ayerdi ha reprochado en ocasiones que UPN esté inmiscuyéndose en unas negociaciones en las que el Gobierno foral es el único interlocutor válido con el Ministerio, que tiene la competencia de la obra y tiene que asumir su coste último. También el miércoles Solana lamentaba que los regionalistas quisieran “marcar la agenda” del Gobierno desde la oposición. Si por los de Esparza hubiese sido, hubiesen firmado nada más caer en sus manos el proyecto que el pasado 25 de mayo remitió el Ministerio al Gobierno foral, y que era un calco del que firmaron los regionalistas en 2010, y que paradójicamente paralizaron con los populares tres años más tarde con un balance desastroso para Navarra: cero kilómetros de alta velocidad y 45 millones de deuda que no se recuperaron hasta el mes pasado.

cronología

El comienzo de las presiones. Esparza convoca una rueda de prensa el 3 de abril para asegurar que ha llegado a un pacto por la alta velocidad con Rajoy. Su acuerdo no tiene un euro asignado y es impreciso en sus términos, pero le permite empezar a presionar al Gobierno de Navarra con que si no hace el tren, será el Estado (“gracias a UPN”) quien lo haga.

La propuesta del 25 de mayo. Paralelamente, las conversaciones entre Ayerdi y De la Serna se materializan en una primera propuesta de Fomento. Sin embargo, lo que ofrece Madrid es un calco del convenio de 2010 y no convence ni al cuatripartito ni al Gobierno, que pide más tiempo para desarrollar una contrapropuesta que aclare la salida a Europa, el corredor mixto y las cláusulas de financiación. UPN redobla entonces sus presiones y pide firmar ya.

UPN pone fecha a la respuesta. Hace unos días, UPN asegura que el Ministerio ha pedido al Gobierno foral una respuesta para mediados de septiembre. Solana desmiente este punto y asegura que no hay fecha fija para responder.