Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

¿A qué piso vas? Mi vecino Airbnb

Por Txus Iribarren - Viernes, 1 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Galería Noticia

Nuestro portal es multicolor, plurilingüístico e intercultural. Lo mismo encuentras en un rellano a un socio del Muthiko de toda la vida que oyes hablar en francés centroafricano, que te cruzas un zer moduz? en el ascensor o escuchas un torrente de regetón que sube desde el patio. Tampoco falta el toque calé, un clásico en este barrio obrero y mestizo. Y ahora va y te cruzas un día con dos rubios muy rubios y muy altos que entran con sus bicis y alforjas preguntando en inglés. Y te hace gracia. No sé. Resulta simpático. Porque nuestra casa no está en la Estafeta ni el encuentro fue en esa semana de julio en la que Pamplona se convierte en un pequeño babel. Vivimos en la Rotxa y sucedió en una tarde de tormenta de verano. La verdad que ya ni me acuerdo qué piso era ni mucho menos la letra. Todo me parece bien y legítimo. Pero me hizo abrir los ojos sobre un fenómeno que va en alza y es imparable. Aunque Pamplona está a años luz de ciudades con problemas serios de saturación como Barcelona o Lisboa, lo cierto es que el alquiler de habitaciones o viviendas a turistas mediante portales en internet es una práctica que está rompiendo ya mugas espaciales y temporales. Basta probar en Google... Claro que es recomendable una regulación (en positivo y en negativo) garantista, pero yo voy a lo sociológico, no a lo legal. Iruña ya es una capital Airbnb, por coger el nombre de una de la webs más conocidas. Como mucha gente viaja también ya con Blablacar y otras apps que están enterrando en el baúl de los recuerdos nombres menos anglófonos como La Veloz Sangüesina o La Roncalesa. La mezcla y los cambios me gustan. Como me gusta recorrer con la bici la larga y ancha acera de Marcelo Celayeta entre bancos, risas, tiendas chinas, peluquerías latinas..., cual malecón de la Habana. Pero no oculto que es una novedad inquietante. Cuando éramos pequeños conocías a todos los vecinos del portal. Y te conocían. Más tarde llegó la época de parapetarse tras las mirillas. Y ahora, resulta que debajo del suelo o encima de tu techo VPO tienes a un turista de Wisconsin y ni lo sabías. Ongi etorri, dena dela.Qué mundo.

Últimas Noticias Multimedia