Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Mesa de Redacción

No es la imagen, son los hechos

Por Joseba Santamaría - Sábado, 2 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

uPN inicia este curso político presentando su nuevo logo. Más allá de la estética del mismo -para gustos los colores-, UPN justifica este cambio en la necesidad de trasladar a la sociedad navarra una imagen de partido “más moderno, más abierto, dinámico, transversal e integrador”. Casi los mismos adjetivos que identifican al cambio político y social que gobierna ahora la mayor parte de las instituciones navarras. Y en el argumento está también la carencia que ha detectado UPN sobre la percepción que tienen los navarros y navarras de hoy sobre el partido. Si necesitas identificarte con esos conceptos es porque ya sabes que la sociedad no identifica a UPN, al menos mayoritariamente, con ellos. Pero la imagen por sí sola no lo es todo. Al contrario son los hechos, los que identifican a los partidos políticos ante los ciudadanos. Y los hechos de UPN durante los casi 25 años de Gobierno y los discursos de su oposición en estos dos últimos años difícilmente pueden identificar al partido de Sanz, Barcina o Esparza con esas ideas y menos con las demandas y necesidades actuales de la sociedad navarra. Y ahí radica el problema político de UPN: su anquilosamiento en un discurso muy escorado hacia la derecha y en una visión de Navarra alejada de la realidad social, cultural, política, económica, profesional... actual. Está muy lejos de poder representar integración, modernidad o transversalidad. Además de que le gusta el abrazo del PP y lo que políticamente implica en Navarra, y eso no lo cambia un logo ni un cambio de imagen corporativa. Si UPN quiere resituarse en la actual realidad política y social de Navarra debería cambiar también el trazo grueso de su política -muchas veces faltón e irrespetuoso- y dejar de lado las posiciones más extremistas y las obsesiones inútiles de un discurso conservador ya muy viejo que le han llevado a su progresivo declive y a un cada vez mayor aislamiento político. Ellos mismos lo han detectado. Queda saber si le pondrán remedio o quedará todo en un simple intento de lavado de imagen más propagandístico que real.

Herramientas de Contenido