Clooney gusta mucho en Venecia con una loca comedia con el racismo de fondo

Giorgelli denuncia el desamparo social de las jóvenes embarazadas

Alicia García de Francisco / Ettore Ferrari - Domingo, 3 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

George Clooney, junto a los actores Matt Damon y Julianne Moore, en la Mostra de Venecia.

George Clooney, junto a los actores Matt Damon y Julianne Moore, en la Mostra de Venecia.

Galería Noticia

George Clooney, junto a los actores Matt Damon y Julianne Moore, en la Mostra de Venecia.

venecia- George Clooney en su faceta de director usa en Suburbicon la comedia más alocada para tratar un asunto tan serio como la discriminación racial, una película con la que gustó mucho en Venecia, tanto como los halagos que le regaló la pareja protagonista, Matt Damon y Julianne Moore.

“Cuando miras el calibre de la atención que genera, el hecho de todo el mundo quiere trabajar con él, su equipo, te das cuenta de la cantidad de talento que tiene y atrae”, afirmó Moore. Mientras que Damon bromeó para explicar su excelente relación con Clooney: “He hecho 7 u 8 películas con George y la clave está en que cuando te pide hacer algo, debes hacer lo contrario. Así siempre sabes exactamente lo que hacer y todo sale genial”. Con un guion de los hermanos Coen, cuyo estilo se nota mucho en la película, Clooney construye una historia que originalmente iba a situarse en los años ochenta pero que se trasladó a los cincuenta para demostrar que el problema del racismo existía y existe. El actor y director situó a una loca familia en medio de la historia, para que contrastara aún más con la atención que provoca la mudanza de una familia afroamericana a un idílico vecindario habitado solo por gente de raza blanca.

La narración avanza vertiginosamente al mismo ritmo que se descontrola el personaje de Gardner, el padre de esa no tan perfecta familia de blancos, al que interpreta Matt Damon. “El loco de Matt Damon es gran parte de la diversión”, reconoció Clooney, mientras que el productor Grant Heslov apostillaba: “Este personaje es lo más cercano al Matt Damon real que nunca hemos visto”. “Tengo la apariencia de un americano medio y eso es divertido para los directores, que siempre buscan hacerme interpretar algo totalmente diferente”, agregó el actor.

Gardner es un marido perfecto casado con Rose. La pareja vive en una preciosa casa con su hijo Nick y la hermana de la mujer, Maggie, con la gracia de que a las dos hermanas las interpreta Julianne Moore. Y a la casa de al lado se muda una pareja afroamericana, con un hijo de la misma edad de Nick, lo que provoca una revolución en esta comunidad que parece sacada de un anuncio. Pero la violencia no está en el lado que todos creen. Moore se mostró encantada de haber interpretado a dos personajes -“intentamos ahorrar dinero”, apuntó Clooney-, que además eran gemelas, pero muy diferentes entre sí. “Rose tiene la vida perfecta que quiere Maggie y entonces surgen las complicaciones de la comedia y la parte de hacer de mala fue muy interesante. Además George encontró el tono perfecto para la historia”, precisó la actriz. Una historia que primero iban a dirigir los Coen, que ofrecieron a Clooney un papel secundario que finalmente interpreta el guatemalteco Oscar Isaac.


‘invisible’Con su última cinta, Invisible, el argentino Pablo Giorgelli llevó ayer a la Mostra, donde compite en Horizontes, una cruda denuncia de la situación de “desamparo” que viven muchas adolescentes embarazadas en su país. “Me interesaba retratar ese desamparo en todos los órdenes de su vida: en el orden familiar(...), en el orden laboral, en el escolar y también a nivel de Estado. Un Estado poco presente y que no cuida como debería a sus jóvenes”, señaló a Efe. El director de Las acacias (2011) recurre al plano subjetivo para “observar y seguir” de cerca el día a día de la protagonista, Ely, una adolescente cuya vida cambia drásticamente al quedarse embarazada, sola ante un mar de dudas. La joven, a quien da vida la actriz Mora Arenillas, padece el desdén del mundo que la rodea, incapaz de ofrecerle soluciones, por lo que según el director, encarna “la soledad y el desamparo durante una etapa de vulnerabilidad como es la adolescencia”.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »