Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
sima de Legarrea

“Por fin hemos llegado al fondo de la sima pero no al de toda la verdad”

La familia Sagardia-Goñi dio sepultura a los restos de sus miembros asesinados en la sima de Gaztelu en un emotivo acto en el que instituciones, vecinos y víctimas se unen para cerrar una dura página de 1936

Txus Iribarren/Juan Mari O. Ondikol - Domingo, 3 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:09h

A las siete cajas de los asesinados en la sima se unieron ayer también los restos del hijo mayor, José Martín, que murió en 2007 en Iruña.

A las siete cajas de los asesinados en la sima se unieron ayer también los restos del hijo mayor, José Martín, que murió en 2007 en Iruña. (Ondikol)

Galería Noticia

A las siete cajas de los asesinados en la sima se unieron ayer también los restos del hijo mayor, José Martín, que murió en 2007 en Iruña.El pueblo arropó a los familiares en el camino hacia el cementerio.Nati, Francisco y Asun Zozaia Goñi junto a Gloria Pedroarena.

“Hoy hemos podido enterrar decentemente a siete de los nuestros que fueron asesinados” “Como familiares de desaparecidos nuestra gratitud es inmensa: por fin podemos cerrar el duelo” “Teníamos que superar este capítulo negro de nuestra historia y reparar una herida uniendo a pueblo y familia” “Queremos trasladaros el cariño y el afecto que os faltó durante demasiado tiempo”

Pamplona- Instituciones, entidades memorialistas, familiares de las víctimas y vecinos de Donamaria-Gaztelu pasaron ayer una importante página de la dura historia de la familia Sagardia-Goñi y la sima de Legarrea, aunque posiblemente no será la última ya que la familia de los siete asesinados en agosto del 36 confían en que ahora que “se ha roto el silencio y hemos llegado al fondo de la semana, también lleguemos al de toda la verdad”, señaló Sandra Zozaia, nieta de Petra Goñi, hermana de Juana Josefa. El doble acto (un homenaje en la sima con un monolito y la entrega y sepultura de los siete cuerpos y de los restos del hermano mayor superviviente) contó con una amplia presencia de representantes del Gobierno de Navarra (las consejera Ana Ollo y Ana Isabel Elizalde), de asociaciones memorialistas, entidades sociales y del propio pueblo de Donamaría-Gaztelu encabezado por su alcaldesa Maite Urroz, quien puso el acento en el esfuerzo común por cerrar una herida y trabajar por la reconciliación para que estos crímenes nunca se repitan.

Todas las intervenciones coincidieron en este tono emotivo en una especie de catarsis colectiva en el que vecinos y familia se quitaron de encima el peso de más de 81 años de pesadilla. Los primeros -aunque apenas quedan supervivientes- al ofrecer de modo sincero a las víctimas el lugar digno que su historia se merecía y romper la imagen oscura asociada al enclave;y los, segundos, descendientes de los Sagardia-Goñi, al ver cómo por fin los restos de sus antepasados “pudieron ser enterrados decentemente” y recibir un reconocimiento social y oficial. Tanto la portavoz de la familia, Sandra Zozaia, como la consejera Ana Ollo, desgranaron una lista de agradecimientos que fue desde al Ayuntamiento, las asociaciones memorialistas, editoriales, historiadores, prensa, espeleólogos (Satorrak), Aranzadi... por su aportación a la recuperación no sólo de los restos de los asesinados sino de la verdad sobre este crimen que, no obstante, según el llamamiento de Zozaia, aún no es total por lo que pidió la colaboración de todo aquel que pueda aportar algo sobre las “causas de lo que sucedió”. Sin embargo, entre el pasado y el futuro, ayer fue una jornada para un abrazo simbólico y real entre las diferentes piezas de un puzzle que cerró al menos su parte de duelo.

la historia

Los hechos. En el verano del 36, mientras el cabeza de familia está en el frente, su mujer embarazada y 6 hijos menores son expulsados del pueblo. Casi 80 años después, sus cuerpos aparecen en la sima de Legarrea confirmándose todos los rumores e investigaciones.

Las víctimas. Juana Josefa, de 38 años;Asunción, de año y medio;José, de 3 años;Martina, de 6 años;Pedro Julián, de 9 años;Antonio, de 12 años;y Joaquín, de 16 años.