Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Música

Tradición popular y culta

Por Teobaldos - Lunes, 4 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

SEMANA DE MÚSICA ANTIGUA DE ESTELLA

Capilla de Música de la Catedral de Pamplona. Coral Ereintza de Estella (Ramón Ayerra, director). Raúl del Toro, órgano positivo. Julián Ayesa, órgano de la iglesia. S. Barcellona, viola de gamba. Fagot y flauta (no se facilitaron los nombres). Aurelio Sagaseta, director. Programa: obras de compositores anónimos, del propio Sagaseta, de Escaregui y de J.S.Bach. Programación: 48 Semana de Música Antigua de Estella. Público: llenos los bancos centrales (entrada libre).

El Maestro de Capilla de la Catedral de Pamplona ofició un concierto con cierto carácter de asamblea, de feligresía;sobre todo de la feligresía antigua, de cuyo comportamiento musical y preparación sabemos por las partituras que han quedado en las parroquias más remotas. Es cierto que no tenemos la riqueza compositiva -en corales, por ejemplo- de un Bach;pero, también podemos presumir de partituras que, seguramente, eran cantadas por el pueblo, y que muestran un cierto grado de conocimiento, y mucho encanto. La muestra -el Kyrie- de las dos misas anónimas del siglo XVI -una de Urraúl Alto-. Así, pues, guiados por el Kapellmeister, asistimos a un concierto un tanto litúrgico, desde su presentación procesional -un clásico de la casa-, hasta la tímida participación de público, con el canto del “Adoro te devote”, cuya partitura se repartió con el programa de mano. Por otra parte, fue un concierto fácil de seguir, al establecerse un cierto “leitmotiv” en cada una de las tres partes que lo formaban. La primera, con las melodías sencillas, pero eficaces de los cantos anónimos que interpretaban los peregrinos a Santiago (siglos XII, XVI, XVIII), en latín o en sus propias lenguas;y muy bien traídos por el lugar donde sonaban. Son obras que la Capilla conoce bien, interpretadas en diversos formatos corales, con un comienzo de muy luminosas voces femeninas -ciertamente este coro presume de excelentes cuerdas femeninas-, que va pasando a los hombres, a todo el coro, y a la coral estellesa -Ereintza-, invitada para la ocasión y que formó una preciosa estereofonía desde el pequeño coro posterior, quedando el público arropado por el preponderante sonido coral. La armonización del “Pelegria naizela” por el propio titular de la Capilla, cerró la primera parte. Ya concretando la música en nuestro territorio, llama la atención la Misa de Urraúl Alto, cuyo Kyrie es una especie de gregoriano dulcificado, melodioso, y ondulado, cantado con suave empaste, muy hermoso en su sencillez. Le siguió la Missa de feria a cuatro voces, también anónima;ya más compleja y dirigida a coro titular. Andrés de Escaregui, y su, (también muy de repertorio de este coro), ¿Qué hace desnudo en la Cruz?, con su hermosa entrada de contraltos, cerró la segunda sección. Por último, con el “Adoro te devote” gregoriano como base, la famosa melodía fue pasando de las voces a los instrumentos -órgano, fagot, viola de gama, y flauta-;de Nicolai a Bach. No deja de ser una serie de variaciones sobre el tema, que siempre gustan al oyente, por lo que suponen de progresivo enriquecimiento sobre lo que se sigue y domina bien. Para finalizar, la parte más comprometida para todos: el “Jesu meine fraude” (selección de la BWV 227), donde lo mejor estuvo en el criterio menos romántico, más historicista, de la versión;aunque los fragmentos de fuga queden un tanto emborronados por la acústica. Final muy luterano, con la implicación del público en el coral, y la aportación del sonido del órgano del coro, poco escuchado y que sonó muy bien.

Herramientas de Contenido