Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
un nutrido grupo de jóvenes, entre 50 y 60

Okupan el Palacio del Marqués de Rozalejo

Jóvenes de la Asamblea del Gaztetxe acceden al inmueble, que pertenece al Gobierno foral y ya fue ocupado en 2007

Mikel Bernués | Javier Bergasa - Lunes, 4 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El edificio, ya okupado, con presencia de Policía Foral en la puerta y ambiente en la plaza de Navarrería.

El edificio, ya okupado, con presencia de Policía Foral en la puerta y ambiente en la plaza de Navarrería. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

  • El edificio, ya okupado, con presencia de Policía Foral en la puerta y ambiente en la plaza de Navarrería.

pamplona- Un nutrido grupo de jóvenes, entre 50 y 60 según su testimonio, ocupó ayer el Palacio del Marqués de Rozalejo, propiedad del Gobierno de Navarra. Los jóvenes puntualizaron que un reducido número de personas ya se encontraba en el interior del inmueble con 72 horas de antelación, y el grueso del colectivo accedió ayer por la mañana a este Palacio situado en la plaza de Navarrería.

La Asamblea por un Gaztetxe en el Casco Viejo confirmaba así su declarada intención de volver a ocupar después del comunicado que enviaron el pasado miércoles, en el que anunciaban el fin de “la vía institucional con el Ayuntamiento de Iruñea como herramienta para conseguir un espacio”. En el mismo texto aludían a la necesidad de “conquistar un gaztetxe para el barrio, donde sea el propio movimiento juvenil y popular el que marque los ritmos y límites de esta lucha”.

Este colectivo (Asamblea del Gaztetxe) ya ocupó en mayo de 2015 el edificio situado en la calle Compañía número 3, también del Gobierno foral. Posteriormente se instaló en el chalé de Caparroso tras firmar un convenio de cesión del espacio, de carácter provisional, con el Ayuntamiento de Pamplona. Pero el propio Consistorio desalojó a los jóvenes justificando su decisión en el incumplimiento del acuerdo suscrito.

presencia de policía foralEfectivos de la Policía Foral se personaron ayer por la mañana en Navarrería. Se limitaron a identificar a algunos de los jóvenes del colectivo que se encontraban en el exterior del edificio, y abandonaron la plaza a mediodía sin que se produjera ningún tipo de incidente. En precedentes de similares características, cuando se trata de un edificio de titularidad pública del Gobierno de Navarra, la intervención policial requiere de una denuncia previa por parte de la sección de Patrimonio, aunque se desconoce si en el episodio de ayer se procedió o no a dicha denuncia.

con las fuerzas del cambioLos jóvenes convocaron ayer en el Palacio a los grupos que conforman el cambio, sin distingos entre Ayuntamiento y Gobierno foral, para explicarles su proyecto. Respondieron a la llamada EH Bildu y Podemos Navarra, Aranzadi y Podemos Pamplona. Nada más salir de la reunión, Bakartxo Ruiz (EH Bildu) comentó que “hemos venido a escuchar”, y no quiso hacer más valoraciones. “Estaremos de acuerdo siempre que la vivienda se destine a un fin social”, explicó por su parte Armando Cuenca (Aranzadi) que acudió a la cita con su compañera de partido Laura Berro y la secretaria general de Podemos Pamplona, Silvia Jáuregui.

‘relevo ocupacional’El colectivo envió ayer un texto a los medios (también lo ofrecía en una pequeña carpa habilitada a modo de caseta informativa a las puertas del Palacio), en el que recordaban que el edificio ya fue ocupado en mayo de 2007, “Después de intensas horas de resistencia, el desalojo se saldó con más de 40 detenidxs”, detallaron.

Los jóvenes argumentaron que “no tener Gaztetxe mientras se construyen hoteles de lujo es injusto. No tener Gaztetxe mientras construyen el Tren de Alta Velocidad es injusto. No tener Gaztetxe mientras decenas de edificios públicos permanecen en desuso o en abandono es injusto. Por eso hoy, 10 años después de que se okupara, hemos tomado el relevo de nuestrxs antecesores y hemos vuelto a abrir las puertas. Más de 20 años son que el edificio está cerrado, en continuo deterioro, pudriéndose, mientras las necesidades más básicas de las personas siguen sin cubrirse. Con este acto se quiere poner fin a la hipocresía y demostrar que podemos dar respuestas efectivas y rápidas a nuestros problemas”, expresaron.

Reivindicaron además su lucha “contra el modelo que el capitalismo ha planificado en este barrio”, y dijeron contribuir a cambiarlo “desde la raíz. Liberamos un espacio muerto y lo devolvemos a la vida. Lo arrancamos de las manos de la especulación y lo ponemos en las manos del poder popular del vecindario”.

Para finalizar, aseguraron que “las puertas de Rozalejo vuelven a estar abiertas a todo el vecindario, a todos los colectivos populares del barrio y de la ciudad que lo necesitan, a todas aquellas personas que quieren contribuir a construir el cambio social desde los cimientos. Ha llegado la hora de resolver problemas reales desde la autogestión y para el barrio”.

Herramientas de Contenido