celebración en Olite de su fiesta anual

Olite: vendimia precoz y un 8% menor

La DO Navarra estima una cosecha de unos 74 millones de kilos de uva de buena calidad, de los que se extraerá más de 50 millones de litros de vino

Un reportaje de Ainara Izko Fotografías Iñaki Porto - Lunes, 4 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Pisada de uvas en Olite.

Pisada de uvas en Olite. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Pisada de uvas en Olite.

la Cofradía del Vino de Navarra abrió ayer, oficialmente, el periodo hábil de vendimia durante la celebración en Olite de su fiesta anual. No obstante, la realidad es que las bodegas ya han empezado a recolectar variedades blancas tempranas como el chardonnay o el moscatel de grano menudo.

Según explicó el bodeguero y enólogo Javier Ochoa, encargado de analizar y evaluar la cosecha, la campaña se ha iniciado con un adelanto de “unos 15 días aproximadamente” debido a las altas y homogéneas temperaturas registradas a principios de verano y al posterior descenso de las mismas. El desplome térmico, unido a las lluvias de las últimas semanas, sin embargo, “están viniendo muy bien para una terminación de madurez adecuada”, admitió Ochoa, no sin antes reconocer ciertas incidencias, muy puntuales y localizadas, provocadas por el granizo o por algunas heladas que tuvieron lugar en primavera. En todo caso las previsiones en cuanto a calidad se refiere “son muy positivas, con un estado sanitario excelente en todas las variedades en general”, dijo.

El Consejo Regulador de la DO Navarra y la Estación de Viticultura y Enología de Navarra estiman, en concreto, una cosecha de 74 millones de kilos de uva, de los que se extraerán alrededor de 51,8 millones de litros de vino (al ser el rendimiento del 70%). Esto supone una bajada del 8% con respecto a la campaña del año pasado, si bien “todavía queda un mes en el que la uva puede cargarse de kilos o mermarse, en función de la climatología”, añadió David Palacios, presidente del Consejo Regulador de la DO Navarra (formado por 96 bodegas) y, a su vez, de la Cofradía del Vino de Navarra. “Confío en que el mercado sepa valorar la calidad de este año, pagando un adecuado precio”, deseó Ochoa, antes de analizar el primer mosto de la campaña, de la variedad tempranillo, obtenido a partir del trabajo realizado de forma desinteresada por los pisadores de uva locales Sergio Abaurrea y Carlos Llorente. Fruto de ese primer estudio, a través del que se evaluó el contenido en azúcares, Ochoa concluyó que su graduación rondará los 13 grados, siendo superior a la de otros ejercicios y de una “gran calidad”.

“Las expectativas son buenas y la ilusión, máxima”, comentó, por su parte, David Palacios. “La calidad que esperamos es excepcional”, avanzó.

En lo concerniente a retos pendientes, Isabel Elizalde, consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local del Gobierno de Navarra, apuntó que el foco está puesto en conseguir que la uva se pague por encima del coste de producción o en “recuperar las vides de garnacha vieja para que sean un elemento diferenciador”. A nivel internacional recordó que Navarra exporta el 30% del vino que produce, habiéndose incrementado en los últimos ejercicios la venta de vino ecológico (actualmente hay 1.000 hectáreas), mientras que el 70% restante se vende en el mercado interior, de ahí que la consejera abogue por “cuidar y potenciar el mercado de proximidad”. En cuanto a la cosecha se refiere, Elizalde señaló que su merma no va a afectar a la calidad, sino que en todo caso “va a contribuir a ella”.

Félix Bariáin, presidente de UAGN, vaticinó por su parte que la calidad de la vendimia, si el tiempo acompaña, va a ser buena. “Al haber menos oferta, yo creo que los precios van a repuntar. Es algo que está sucediendo en todas las Denominaciones de Origen como en Castilla La Mancha, donde se habla de un 20%, y esperemos que eso se traslade a Navarra” dijo. Asimismo, Bariáin anunció que “el sector está a la espera de que se nos eche una mano institucionalmente” y que esa ayuda se concrete mediante “medidas de apoyo reales, con cuantía económica al sector”.

En este sentido, la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, dejó clara su apuesta por este sector, el cual considera “fundamental” para la Comunidad Foral. Andoni Lacarra, alcalde de Olite, calificó el día de ayer como “uno de los más importantes del año” al atraer a la “capital del vino de Navarra” a centenares de visitantes.

El encargado de leer el pregón anunciador de la fiesta, y que en señal de agradecimiento recibió el XI Hocete de Plata, fue Alfonso Carlosena, rector de la UPNA. Durante su intervención, Carlosena (natural de San Martín de Unx) relató que “el vino tenía que existir” y que “la humanidad hubiera sido distinta sin él”. “El vino ha sido alimento, medicina, moneda de pago o sustitutivo del agua” enumeró, para valorar después “la constancia y paciencia” del sector. Finalizado el acto oficial, se realizó una degustación de vinos DO Navarra en la que participaron 26 bodegas con 72 vinos.