Peatón, bus y bici que ganan espacio

buena acogida al plan, críticas al 010, dudas sobre la ‘zona verde’ y temor a futuras retenciones

Un reportaje de Laura Garde Fotografía Javier Bergasa - Martes, 5 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Ciclistas circulan por la calle Taconera, con un carril exclusivo para ellos.

Ciclistas circulan por la calle Taconera, con un carril exclusivo para ellos.

Galería Noticia

Ciclistas circulan por la calle Taconera, con un carril exclusivo para ellos.Una mujer observa el tráfico en la salida para vehículos de la calle Sandoval hacia la avenida del Ejército.
“El cambio es muy grande, el tráfico tendrá que acostumbrarse”

La puesta en marcha del Plan para la Amabilización del Centro de Pamplona dejó un balance positivo en su primer día entre los peatones y los usuarios de transporte público y de bicicleta, pero contrastó con la sensación de caos y las retenciones puntuales que sufrieron algunos vecinos de fuera del barrio que se desplazaron en coche.

Los residentes de Pamplona que pasaban por las calles Bosquecillo, Chinchilla, Alhóndiga y Vínculo, ahora peatonales, todavía miraban a los dos lados cuando iban a cruzar. “Hoy es todo muy raro. He salido a comprar el pan y aún pienso que van a venir coches cuando voy a pasar la calle”, decía Julia Medrano a su paso por la calle Bosquecillo. “Todo es acostumbrarse y estoy convencida de que es un buen cambio”, enfatizó.

De acuerdo con Medrano estaba Ignacio Redondo: “Creo que los espacios peatonales benefician a casi todo el mundo, por no decir a todos. El centro de la ciudad debe estar lo menos congestionado posible. Sobre todo por algunos colectivos, como el de las personas mayores. Mis padres, por ejemplo, que no pueden moverse mucho y viven en la calle Navas de Tolosa, pueden pasear cerca sin preocupaciones”, recalcó.

Para los ciclistas, las modificaciones también son positivas. “Ya era hora de que hubiese una iniciativa así. Habilitar en el centro de Pamplona estas zonas para bicicleta es un lujo. Puedes llegar hasta el centro con mucha más facilidad”, expresó Javier Esparza entre la tranquilidad de la calle Padre Moret. En la misma vía, un vecino de San Juan añadió que cada vez son más los vecinos que se desplazan en bici y que, por ello, este cambio era “más que necesario”.

En otras zonas de la capital navarra, como la calle Taconera o Yanguas y Miranda, se ha llevado a cabo la ampliación de aceras y, de la misma manera, sus inquilinos mostraron su satisfacción: “Son zonas muy concurridas en Pamplona y no está mal que se hagan estas obras. Desde mi punto de vista, es beneficioso para todos los ciudadanos”, opinó Jorge Sola.

También los usuarios de transporte público se vieron satisfechos con el Plan de Amabilización. En concreto, Pontxi Arano aseguró que el Plan es “favorable”: “Casi siempre vengo a Pamplona en villavesa y creo que con esta modificación se acercan más al centro”. Asimismo, reflejó sonriente estar “contenta” por las nuevas zonas peatonales y las reservadas para bicicletas: “Me parece muy bien que en el centro de Pamplona se priorice al peatón”, concluyó.

En el caso de los clientes de la línea 9, el acercamiento del transporte público lo definieron como “eficaz”: “La línea nueve hace un recorrido muy amplio. Ahora con las paradas y los trayectos nuevos, llegar donde quieres es mucho más cómodo”, admitieron Mikel Cía y Sergio Cenoz.

“Habilitar en Pamplona zonas solo para bicicleta es un lujo”

Javier esparza

Vecino de Pamplona

enrique irigoyen

Vecino de Pamplona

Otros usuarios, como Lorea Razquin, vecina de Huarte que coge la línea 4 casi todos los días, declararon no apreciar diferencias con los nuevos recorridos: “Hoy he echado de menos la parada del Paseo Sarasate, que estaba en pleno centro. Pero entiendo los cambios y estoy de acuerdo, creo que hay que construir una ciudad más sostenible”.

En cambio, quienes ayer se desplazaron en coche destacaron el pequeño “caos” que percibieron en las primeras horas del día. “Supongo que será por ser primer día, el cambio es muy grande y tendremos que acostumbrarnos. He cogido el coche para venir a trabajar y he tardado un poco más de lo normal”, explicó Enrique Irigoyen.

colapso en el 010La puesta en marcha del Plan para la Amabilización del centro coincidió también con el inicio del curso para algunos alumnos de ESO y Bachiller: “Se nota que ha coincidido con el primer día de clases y con la incorporación de muchos al trabajo tras las vacaciones. El tráfico ha aumentado de por sí y quizá por eso ha sido un cacao. Esperemos que solo haya sido el comienzo”, agregó Marian Pascual en la calle Sandoval.

Aunque no todos tienen la misma esperanza en que la iniciativa del Ayuntamiento vaya a funcionar. Una vecina de la calle Sandoval protestó por la supresión de aparcamientos: “Yo no tengo coche y no puedo pedir el permiso para aparcar. ¿Y cuándo vienen mis hijos?”. Así, reclamaba que a cada vecino, “por lo menos”, se diese una autorización de estacionamiento.

En relación a las plazas de aparcamiento, compartieron crítica dos residentes de la Rotxapea: “Ya había a diario muchos conductores que bajaban a aparcar a la Rotxapea habiendo sitio en Pamplona. Ahora no queremos ni imaginarlo. Nosotros también tenemos que estacionar”, exclamaron.

Vecinos de calles del Casco Antiguo, como la calle Nueva o la calle Mayor, y de vías que han sufrido modificaciones, como Navas de Tolosa, José Alonso o Paseo Sarasate, protestaron por el colapso del 010, teléfono de atención a la ciudadanía. “Vivo en pleno centro, he llamado esta mañana al 010 para resolver unas dudas y no había manera de que me respondiesen. Luego he ido al ayuntamiento y me han dicho que solo contestaban por teléfono. Supongo que muchos estaríamos igual”, explicó un residente de la calle Mayor.

“Quería preguntar por los permisos de aparcamiento y a primera hora de la mañana no ha habido forma de hablar con ellos. Creo que para los vecinos ha habido falta de información y de detalles”, detalló Pablo Iriarte, residente de la calle Padre Moret.

En lo que sí coincidían los pamploneses encuestados era en la “necesidad” del cambio para liberar el centro del tráfico y en que, en la teoría, “todo estaba bien”: “La teoría del plan está muy bien, la práctica, ojalá también”, rogaban.