Carlos Soler desatasca a la sub-21

PREEUROPEO | eSPAÑA DESAPROVECHÓ UNA INFINIDAD DE OCASIONES PARA ACABAR GANANDO POR LA MÍNIMA A ESTONIA

Miércoles, 6 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Carlos Soler, el autor del gol de la victoria.

Carlos Soler, el autor del gol de la victoria. (Foto: D.N.)

Galería Noticia

Carlos Soler, el autor del gol de la victoria.

Estonia 0

España 1

ESTONIA Igonen, Magi, Lukka (Kuusk, m.74), Kaldma (Klein, m.86), Lilander, Sinyavskiy, Slein, Ainsalu, Liivak, Riiberg (Poom, m.67) y Jarva.

ESPAÑA Sivera;Carmona, Unai Núñez, Meré, Aarón Martín;Carlos Soler, Mikel Merino, Rodrigo, Ceballos, Oyarzábal (Pedraza, m.36) y Borja Mayoral (Marc Gual, m.77).

Gol 0-1, min.65: Soler.

Árbitro Glenn Nyberg (SWE). Amonestó a Ainsalu de Estonia.

Estadio Le Coq Arena de Tallin ante 4.239 espectadores.

tallín- Un tremendo disparo del valencianista Carlos Soler desatascó a España en Tallin, donde cumplió con la tradición de ganar de forma más ajustada de la debida dada su superioridad e infinidad de ocasiones y comenzó con triunfo su andadura en el Preeuropeo de Italia y San Marino 2019.

Como le ocurrió en anteriores comparecencias en Le Coq Arena a la sub-21 española no le resultó fácil asegurar los tres puntos pese a su absoluto dominio y sus constantes llegadas.

El equipo local construyó un muro delante del meta Matvei Igonen, que se multiplicó cuando sus compañeros dieron opción a los pupilos de Albert Celades, a los que les faltó acierto en los metros finales.

No tuvo en esta ocasión la claridad ni la precisión que exhibió frente a la azzurra y el partido se le empezó a enredar, como las otras veces que jugó en Estonia. No porque los locales hicieran peligrar la meta de Antonio Sivera, sino porque se multiplicaban atrás y España no daba con la tecla. Además perdió tocado al donostiarra Oyarzábal.

En el segundo periodo intensificó si cabe la presión en la salida del balón de Estonia y trató de jugar con más velocidad. De nuevo el dominio fue abrumador y las oportunidades reiteradas, pero seguía sin haber acierto y hasta fortuna.

Soler, que había fabricado una internada que acabó en el palo izquierdo de la meta de Igonen, puso el punto y final a la sequía con un magnífico disparo desde fuera del área al que ahora ya no pudo responder el portero estonio.

Los hombres de Karel Voolaid, pese a los cambios, no cambiaron su actitud y mantuvieron su absoluta vocación defensiva. Tan solo su referencia en ataque, al que apenas se vio, inquietó a once minutos del final la portería española, pero su disparo se marchó al lateral de la red. - Efe