Trump deroga el plan migratorio de Obama y señala a los inmigrantes

El programa protegía a cerca de 800.000 personas de la deportación

Obama tacha de “cruel” la decisión del presidente, e insta al Congreso a proteger a personas “que son estadounidenses”

Miércoles, 6 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

WASHINGTON- El Gobierno de Estados Unidos derogó el programa que da acceso a permisos de trabajo a quienes ingresaron al país de forma irregular siendo niños, aprobado en 2012 por el Gobierno de Barack Obama, asegurando que se trata de un subterfugio para sortear las leyes y que el país “no puede acoger a todo el mundo”. Obama respondió a la decisión de Trump calificándola como “equivocada”, “cruel” y “contraproducente”. En este sentido, lamentó que la “sombra de la deportación” vuelva amenazar a personas que “son estadounidenses en todos los sentidos menos en los papeles”.

El presidente estadounidense, Donald Trump, ya había puesto en su punto de mira el programa Consideración de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés), que protege a cerca de 800.000 personas de la deportación. La iniciativa también autoriza a pedir permisos de trabajo a los beneficiarios, conocidos como ‘dreamers’. “Estoy aquí para anunciar que el programa conocido como DACA y que se ha aplicado bajo la Administración Obama va a ser rescindido”, anunció ante los medios el fiscal general, Jeff Sessions. El Gobierno de Trump no aceptará ninguna nueva petición de ‘dreamers’ desde este martes, pero no tocará a beneficiarios previos al 5 de marzo y permitirá la renovación de ciertos permisos hasta el 5 de octubre.

El anuncio, tras semanas de deliberaciones, supone un fuerte golpe para la comunidad inmigrante de Estados Unidos, especialmente porque fue presentado por la Casa Blanca como una decisión que prioriza los empleos y la seguridad de los “trabajadores ciudadanos estadounidenses”. “Antes de preguntarnos qué es justo para los inmigrantes ilegales, debemos de preguntarnos qué es justo para las familias estadounidenses, para los estudiantes, para los contribuyentes y para los que buscan empleo”, consideró Trump.

Trump, sin embargo, reiteró que encarará “con corazón y compasión” la situación de las miles de personas indocumentadas que se beneficiaron del programa DACA y pudieron frenar su deportación, obtener un permiso temporal de trabajo y, en algunos estados, una licencia de conducir.

De esa forma, el presidente cumplió con una de sus principales promesas de campaña y atendió el llamamiento de los fiscales generales de nueve estados conservadores, encabezados por Texas, que habían amenazado con interponer hoy mismo una demanda contra el Gobierno si no derogaba el programa.

La decisión de Trump no entrará en vigor hasta el 5 de marzo de 2018. Periodo en el que el Congreso, el único con poder para cambiar el sistema migratorio, debe encontrar una solución para regularizar la situación de los jóvenes sin papeles, conocidos como “soñadores” (dreamers). El presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, el republicano Paul Ryan, que la semana pasada pidió a Trump mantener DACA, anunció hoy que buscará consenso con los líderes del Senado para aprobar una ley migratoria, un proyecto que ha fracasado en anteriores ocasiones debido a los desacuerdos entre demócratas y republicanos.

Actualmente, el Congreso está debatiendo diferentes propuestas migratorias, entre las que destaca un proyecto legislativo que ha conseguido el respaldo de Trump y que propone reducir a la mitad el número de inmigrantes que consiguen la residencia permanente, permiso conocido como “green card” (tarjeta verde). - Efe/E.P.