Optimismo entre el comercio de lo Viejo ante el nuevo plan

Los más reticentes, los establecimientos de productos con más volumen y peso

Laura Garde Unai Beroiz - Miércoles, 6 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- El Plan para la Amabilización del Centro de Pamplona afecta no solo a los vecinos, sino también a los comerciantes de la zona, que miran con optimismo el futuro desarrollo del nuevo modelo de movilidad. Para Natxo Ainzúa, responsable de Gurgur, tienda de productos navarros situada en la calle Estafeta, las modificaciones en la ciudad “no tienen por qué afectar de forma negativa al negocio”: “La mayor parte de los clientes vienen hasta aquí andando, estamos en pleno centro de Pamplona. Y los turistas que vienen en coche no se desplazan con él hasta el centro”. Además, quiso recalcar que vehículos como los de reparto cuentan con la licencia que les permite circular por la zona.

La opinión de Ainzúa es compartida por Eva y Miguel Ángel Encinas y Haizea Ginés, trabajadores de Samoa Sport, establecimiento de calzado de la calle Mayor: “Cuando pase el tiempo, valoraremos los resultados, pero estoy convencida de que no notaremos la diferencia”, aseguró Eva.

Para los hermanos Encinas y Ginés, los vecinos de Pamplona y de municipios cercanos están acostumbrados a trasladarse en villavesa: “Hace mucho que peatonalizaron estas calles, y cuando lo hicieron nos parecía una locura. Al final nos acostumbramos. El que viene a Pamplona en coche, generalmente va directo a la zona azul o al parking. Ahora tenemos que adaptarnos a estas variaciones”, subrayaron.

Por su parte, en Veterinaria Labrit, Alicia Egüés tiene buenas perspectivas y también espera que nada cambie, aunque motivos para dudarlo no le faltan: “Estamos en Labrit. Esto era zona azul y entraba quien quería. Muchos de nuestros clientes traían a sus animales hasta aquí en coche. Ahora es zona exclusiva para residentes”, puntualizó.

El temor de Egüés es perder asiduos por “miedo a ir a lo viejo” y para solucionarlo se ha reunido en diversas ocasiones con la Asociación de Comerciantes del Casco Antiguo de Pamplona y el Ayuntamiento: “Me han puesto muchas facilidades. Llegamos a un acuerdo”.

Ahora, la clínica veterinaria cuenta con una aplicación en el ordenador, en la que debe darse de alta antes del 10 de septiembre, donde registrará las matrículas de los clientes: “Ellos pueden aparcar en la zona verde si yo registro la matrícula con el ticket de compra o el número de historial en la aplicación. Tengo un plazo de tres días para hacerlo cada vez que vienen. Así pueden estacionar en el espacio exlcusivo durante media hora. La consulta no suele prolongarse más de ese tiempo”, explicó. “Les hemos avisado por e-mail. Los clientes que perderemos serán los que están desinformados”, agregó.

Asimismo, cada comercio puede registrar dos matrículas para entrar o salir de la zona.

Otros comercios de voluminosos son más reticentes ante el nuevo plan. Isabel Lacabe, encargada de Beunza Luz, en la calle Mayor, desconoce todavía si podrá ser usuaria del mismo sistema que su compañera: “Nuestro producto no se ha tenido en cuenta. Es de volumen, de peso, y lo más seguro es que si los coches no pueden ni acercarse a aquí, perdamos clientes”, criticó. “He inscrito la matrícula del electricista y la mía, pero la del repartidor ya no puedo. ¿Y las de los clientes?”, añadió. “En unos meses sacaremos conclusiones”, concluyó.