Café bebido

Deco-masoquismo

Por Reyes Ilintxeta - Jueves, 7 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

el comienzo de curso nos trae la nueva imagen del vestíbulo del Ayuntamiento de Pamplona para desgracia de los concejales de UPN, muy interesados últimamente en cuestiones de interiorismo.

No les gusta nada la nueva entrada en la que se pueden ver dos hermosos carteles históricos de San Fermín, las llaves y las mazas de la ciudad, hasta ahora recluidos en despachos oficiales, un facsímil del documento original del Privilegio de la Unión y la reproducción del escudo más antiguo de la ciudad que data de 1598. Ellos preferían los cuadros de unos reyes extranjeros y su escudo.

Hace falta ser masoca para querer estar viendo todos los días los rostros de cemento de los Borbones, sucesores de los invasores del reino y artífices de un centralismo atroz que pretendió acabar con todo tipo de identidades locales y derechos históricos.

Fernando II de Navarra y VI de España y su hermano Carlos VI de Navarra y III de Castilla, por ejemplo. Nunca visitaron Navarra. Juraron los fueros en diferido. El primero centró su interés en modificar el sistema de recaudación de los derechos de aduanas en las fronteras navarras para administrarlo él directamente. El segundo llevó a cabo una política que chocó frontalmente con los fueros del reino “que fueron sistemáticamente minados” como se puede leer en la Gran Enciclopedia Navarra.

En cuestiones económicas finalmente no se atrevió a conculcar abiertamente el juramento de los fueros porque “las cortes, principalmente las de Pamplona de 1780-1781, demostraron ser una institución difícil de manipular y con una idea de su naturaleza y atribuciones opuestas a las del imperante absolutismo monárquico”.

Y de Juan Carlos I hablamos otro día.

Más sobre Café bebido

ir a Café bebido »