Mesa de Redacción

Peajes y absurdos

Por Joseba Santamaria - Jueves, 7 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El anuncio de la Diputación de Gipuzkoa de poner en marcha peajes en Etxegarate a partir del 1 de enero para camiones es el nuevo sujeto de crítica de UPN al Gobierno de Navarra porque esa decisión puede desviar más tráfico pesado a la ya saturada N-121-A. Como casi todo su ruido parlamentario y mediático, no tiene un pase si se compara con la acción política de los anteriores gobiernos de UPN en materia de peajes y conservación de carreteras. De hecho, basta repasar las hemerotecas y las intervenciones parlamentarias para recordar que UPN dejó en estado de abandono la mayor parte de red de carreteras de Navarra por, según sus propias explicaciones, falta de presupuesto. Un esfuerzo pendiente que ahora debe afrontar el Gobierno de Barkos con un coste de decenas de millones de euros. Y de los peajes vale recordar que los criterios que impuso durante sus años de Gobierno UPN en Navarra carecen de toda lógica y son injustos. En Navarra, no se paga peaje directo por utilizar la autovía para ir a Sakana, al Pirineo o a Viana, pero sí por desplazarse desde Tudela a Irurtzun por la A-15. Y que no se pague al paso no significa que sea gratis. Al contrario. Ahí tenemos las autovías del Camino a Logroño o del Pirineo a Huesca cuya financiación es el paradigma del disparate. Construida bajo el denominado peaje en sombra, Hacienda Foral abona un carísimo canon por los vehículos que transitan, que así las utilizan gratuitamente. Un chollo. Dicho de otra forma, infraestructuras de libre uso por las que solo pagamos, a través de los Presupuestos, quienes cotizamos fiscalmente en Navarra utilicemos o no esas vías rápidas. Eso sí parece absurdo.