“Frosty, te echaré de menos”

Protagonistas Froome dedica un emotivo mensaje de twitter a Mikel Nieve

Viernes, 8 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Nieve y Froome, el miércoles en Los Machucos.

Nieve y Froome, el miércoles en Los Machucos. (Foto: Javier Lizón (Efe))

Galería Noticia

Nieve y Froome, el miércoles en Los Machucos.

Pamplona- El británico Chris Froome dedicó un emotivo mensaje de Twitter a su compañero de equipo en el Sky, el navarro Mikel Nieve, para agradecerle, no solo su trabajo en lo que va de Vuelta, sino la labor que viene desarrollando el leitzarra para el tetracampeón del Tour desde que ambos comparten escuadra. “Words can’t describe how much I will miss Frosty next year”, que traducido al castellano quiere decir, más o menos literalmente, “las palabras no pueden describir cuánto voy a echar de menos a Frosty el próximo año”. El mensaje que escribió Froome al término de la etapa de ayer estaba cargado de emotividad, porque era una despedida encubierta (está confirmado oficialmente que Nieve dejará el Sky a final de este año para enrolarse en el Orica australiano) y por el divertido y cariñoso apelativo con el que el líder de la Vuelta se refería al ciclista navarro (Frosty, cuya traducción literal es escarchado).

“Si soy sincero, me gustaría no volver a ver nunca jamás la ascensión a Los Machucos”

Chris Froome

Corredor del Sky y líder de la Vuelta

La cuestión es que el leitzarra se ha convertido en el más fiel y fiable escudero de Froome en la Vuelta (mención especial a la etapa del miércoles, con final en Los Machucos, en la que Nieve tiró del británico cuando sus rivales se escaparon en las últimas rampas) y, aunque todavía le queda trabajo por delante (el pelotón subirá mañana el Angliru), el líder de la carrera exhibió ayer su optimismo tras haber acumulado algo más de ventaja con respecto a todos sus rivales directos. “Estoy muy contento por cómo han ido las cosas. Ha sido mejor día que el de ayer (por el miércoles), una etapa muy dura para mí. Estoy feliz con los 21 segundos que le he sacado a Nibali. Muchos corredores han pagado el esfuerzo y el italiano ha sido uno de ellos”, analizó el británico, que también habló de Los Machucos, una ascensión que tardará tiempo en olvidar, si es que algún día lo consigue. “Si soy sincero, me gustaría no volver a verlo nunca jamás (en referencia a Los Machucos). Todos somos conscientes de que hay subidas así. Sin ir más lejos, el Angliru es una de ellas y nos espera el sábado (mañana). Es lo que hay y lo afrontamos sin ningún problema”, expuso Froome, que sabe que, con Nieve junto a él, todo será un poco más fácil. - D.N./Efe

Exigente prueba antes del Angliru. La antepenúltima etapa de la Vuelta probará al líder y al pelotón antes de la subida de mañana al Angliru, con una jornada de 149,7 kilómetros y cuatro puertos, el último a 16,6 kilómetros de la meta situada en Gijón, final de etapa por 25ª vez. La primera fue en 1936, con Mario Cañardo Lacasta como vencedor y con el belga Gustaaf Deloor como líder, y la última en 2003, la primera etapa de aquella edición, una contrarreloj por equipos con salida y llegada en la ciudad asturiana ganada por el ONCE-Eroski y de la que salió al frente de la general Igor González de Galdeano. En esta edición volverá a ser llegada, en una jornada con cuatro puertos: el Alto de la Colladona, de primera categoría;y el de Santo Emiliano, el de la Falla de los Lobos y el de San Martín de Huerces, los tres de tercera. En definitiva, un peligros aperitivo antes del Angliru. Foto: D.N.