Bruselas pide más concreción y premura en el ‘brexit’

El negociador de la UE, Michel Barnier, insta a Londres a presentar ideas específicas y muestra su “preocupación” por la frontera con Irlanda

Viernes, 8 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El negociador para el ‘brexit’, Michel Barnier.

El negociador para el ‘brexit’, Michel Barnier. (Foto: Efe)

Galería Noticia

El negociador para el ‘brexit’, Michel Barnier.

bruselas- El negociador de la Unión Europea para el brexit, el excomisario Michel Barnier, se mostró ayer “preocupado” por el sentido de las últimas propuestas de negociación presentadas por Reino Unido, en especial en lo que afecta a la frontera del Úlster con Irlanda, e instó a Londres a presentar con premura ideas “concretas”.

“Lo que veo en los documentos de Reino Unido sobre Irlanda e Irlanda del Norte me preocupa”, dijo en una rueda de prensa en Bruselas Barnier, quien acusó al Gobierno británico de querer usar el caso irlandés como “test” para las futuras relaciones entre Reino Unido y el bloque comunitario.

En un documento de posición, Bruselas subraya que es responsabilidad británica asegurar que sus propuestas para Irlanda tengan en cuenta y protejan el contexto y los marcos políticos, económicos, de seguridad, sociales y agrícolas “muy específicos y entrelazados” en la isla. De hecho, el escrito no plantea ninguna medida concreta, pero recalca que las soluciones “deberán respetar el correcto funcionamiento del mercado interior y de la unión aduanera, así como la integridad y la eficacia del ordenamiento jurídico de la UE”.

El modelo de relación que tendrán los 27 con Reino Unido como tercer país, una vez que se culmine el brexit, será una solución diferente a la de Irlanda y exigirá a las dos partes “ser flexibles y creativos”, explicó Barnier. En cualquier caso, el excomisario negó que las discrepancias supongan un bloqueo en las conversaciones y ha apelado a la “corresponsabilidad” para que ambas partes busquen soluciones y se evite la imposición de una “frontera dura”.

A los europeos también les preocupa la falta de avances en otras prioridades como la factura de salida que Reino Unido deberá asumir por sus compromisos presupuestarios con la UE antes de abandonar el club comunitario o el hecho de que se esté agotando el tiempo para dar pasos significativos en la primera fase de la negociación. Sobre la cuestión financiera, Barnier dijo que la situación “es más seria” y dejó claro que “no sería justo” que los compromisos “acordados a 28, los tengan que asumir 27”.

hoja de ruta La hoja de ruta pensada por la Unión a 27 prevé una evaluación de la situación este otoño para decidir si se ha avanzado lo suficiente como para abrir la reflexión sobre la forma que deberán tener las relaciones comerciales futuras, aunque un acuerdo sobre este punto no será posible hasta acordar las condiciones del divorcio.

Sin embargo, Barnier alertó de nuevo de que los progresos son insuficientes y dijo que le preocupa que se esté agotando el tiempo. El objetivo sigue siendo cerrar el acuerdo de desconexión en octubre de 2018 para contar con el tiempo suficiente de tramitación y aplicación del mismo, antes de que en marzo del siguiente año se dejen de aplicar los Tratados de la UE en suelo británico.

Por ello, Barnier declaró la disposición del bloque de “acelerar” los trabajos que sean necesarios para facilitar los avances y reiteró que no contempla como escenario la posibilidad de fracasar y no lograr un acuerdo. - E.P.