Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

‘¡Somos droga!’

El Salón del Cómic de Navarra se vio ayer implosionado, en una charla cuando menos atípica, por la confabulación de varios de los dibujantes que arropan el nuevo disco de Cabezafuego, al que ‘enfrentamos’ con uno de ellos, Mauro Entrialgo

Una entrevista de Fernando F. Garayoa Fotografía Mikel Saiz - Viernes, 8 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

- A la hora del café, poco antes de enfrentarse ayer al público, Iñigo Cabezafuego y Mauro entrialgo se dejaron hacer un con el que intentar deconstruir el disco-cómic , musicalmente por el primero y en el que dibuja el segundo (¡Oh, maestro, creador de Herminio Bolaextra!). Ah, y esto no va de apología de las drogas.

¿Quién es Mauro Entrialgo?

-Cabezafuego: Un dibujante que me ha influenciado más de lo que podía parecer a simple vista. Y un amiguete al que conozco de hace muchos años a través de situaciones rocambolescas en Madrid.

¿Quién es Iñigo Cabezafuego?

-Mauro: Es un músico que está aquí delante y, por lo tanto, no puedo hablar mal de él (risas). Es un músico difícil de definir, tan difícil como este disco que acaba de sacar, más allá de que es una acumulación de distintas capas de todo tipo de elementos sónicos y conceptuales.

¿Se puede escuchar un cómic?

-M.: Sí, mira (y deja correr entre sus dedos las páginas del cómic emitiendo un soplido carraspeante y difuminado). Pero al margen de esto, sí, sí que se puede escuchar. Hay muchos dibujantes de historietas de súper héroes que dibujan mientras ven series... Y ante eso yo puse en Twitter: “Todos estos dibujantes que escuchan series mientras dibujan se merecen que sus cómics sean leídos a gente mientras cocina”.

¿Se puede leer una canción?

-C.: Se puede leer, pero, normalmente, no se lee más que mierda. La gente que hacemos música, lo que intentamos comunicar al oyente es basura... Nuestros miedos, fobias o gustos son siempre de algo que creemos que es la piedra angular de una filosofía vital, y en realidad es todo mierda. No podemos trascender más de lo que nuestro culo puede cagar. Pensamos que decimos verdades muy importantes cuando en realidad no lo son;todos creemos lo de siempre.

¿Qué droga es Mauro Entrialgo?

-M.: Hipnozumbol (esta droga solo aparece en las historietas de. Es un medicamento hipnótico de amplio espectro que provoca en el consumidor un estado de atolondramiento generalizado. Dicen las malas lenguas que se puede conseguir en farmacias clandestinas de Vitoria).

¿Qué droga es Iñigo Cabezafuego?

-C.: Carajillo de coñac.

¿Qué ha pasado con este disco-cómic que ha catapultado a Cabezafuego, uno de los músicos más independientes y underground hasta la primera plana del mediático, con reportajes y entrevistas en (, entre otros?

M.: Esa pregunta se puede plantear al revés. ¿Qué ha pasado con los medios de comunicación para que hayan pasado a entrevistarle a él?

C.: Es cuestión de ser un pesado. Llevo 25 años en la música y, al final, a base de ser pesado, te hacen caso.

¿Por qué decidiste que esta colección de canciones tenía que ir vestida con un cómic?

-C.: Yo no lo decidí, lo decidieron Molina y Ata (Autsaider Cómics), que son los jefes de este proyecto.

-M.: Pero, ¿tú le propusiste el disco a Autsaider?

-C.: No, fue Molina el que propuso hacer algo juntos. A mí, ni en mis mejores pajas se me habría ocurrido hacer algo así. Esto ha sido un regalo de Jehová.

¿Escuchaste el disco antes de dibujar tu cómic?

-M.: Sí, claro. Fue él quien nos distribuyó las canciones. Me mandó dos o tres, como para decir que podía haber hecho alguna de las otras... ¡Pues no, te ha tocado esta!

¿Meterías a los dibujantes a participar en uno de tus conciertos?

-C.: Me encantaría...

-M.: En la presentación de en Madrid lo que hicimos fue el chorra, principalmente, pero también dibujar un poco por detrás.

-C.: Me gustaría hacer con ellos un coro de australopitecus graznando.

¿Qué pinta un minueto en un álbum de Cabezafuego?

-C.: Es una robada a Beethoven. Pienso que como ya han prescrito los derechos de autor de esas canciones, tuve los cojones de meter un minueto.

¿Qué le preguntaría Herminio Bolaextra a Cabezafuego en una entrevista?

-C.: Eso sería una putada.

-M.: Se la inventaría para no tener que aguantar esto.

¿Por qué tienes la manía de hacer casi todos los conciertos de Iruña?

C.: Porque pienso que no le va interesar a nadie. Y no me gusta tocar en Iruña porque la gente se pone muy ciega de speed, no hace más que hablar y no presta atención al concierto.

Y eso, ¿solo sucede en Pamplona?

-C.: No lo sé... En mi ciudad no me gusta tocar. No soy de los tocar cinco veces en Pamplona, no hago conciertos para ligar.

Pues en la promoción inicial de este disco habías programado cuatro conciertos seguidos en esta tu ciudad...

-C.: Sí, pero los suspendí todos. Subidones, bajones... Somos droga, tío.

¿Por qué somos droga?

-M.: ¿A mí me vas a preguntar lo mismo?, lo digo para ir preparándome...

No, esta es solo para Iñigo, que es el creador del disco.

-M.: Es droga porque lo mismo quiere hacer cuatro conciertos en Iruña que “no me gusta tocar en mi ciudad”.

-C.: Eso es. En los subidones digo de hacer cuatro conciertos, y en los bajones los suspendo todos.

Si no te has drogado, ¿no entenderás este disco?

-C.: No. Bueno, lo pueden entender de otra manera.

Si no te has drogado, ¿no entenderás este cómic?

-M.: Mi historieta, en concreto, ni pa Dios. Pero no es un cómic proselitista, si lo lees, lo último que te dan es ganas de drogarte. Incluso lo podía subvencionar alguna organización contra las drogas.

C.: Pues a mi madre le ha encantado este cómic. No es el de los tebeos.

¿Para qué sirve un salón del cómic?

-M.: Para hacer entrevistas absurdas y tomarse algo con los colegas.

-C.: (descojonao) Vaya puñetazo.

Herramientas de Contenido