Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

La Policía Nacional clausura una asociación cannábica en Pamplona

Los agentes detectaron que en el local se vendía marihuana y hachís a menores de edad

Viernes, 8 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Dinero y sustancias intervenidas en la operación.

Dinero y sustancias intervenidas en la operación.

Galería Noticia

Dinero y sustancias intervenidas en la operación.Recipientes con distintos tipos de sustancias.

PAMPLONA- Agentes de la Policía Nacional han clausurado en Pamplona una asociación cannábica en la que se vendía marihuana y hachís a terceras personas, entre las que se encuentran al menos cinco menores de edad. Además, se ha procedido al registro del local y se ha detenido a tres individuos como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas, entre ellos, el presidente de la propia asociación. El secretario y el tesorero de la sociedad clausurada prestaron declaración en calidad de investigados.

Las investigaciones se iniciaron cuando el Grupo Operativo de Respuesta (GOR) de la Brigada de Seguridad Ciudadana de Navarra detectó un aumento significativo en las aprehensiones de marihuana y hachís realizadas en la zona de la Milagrosa, y se sospechó que la droga podría estar siendo distribuida desde un local de la avenida de Zaragoza.

La Policía Nacional comprobó que en el local se ubicaba una asociación cannábica en la que, fuera de lo estipulado en sus propios estatutos, se dispensaba marihuana y se permitía su consumo dentro del mismo. Además, se comprobó que las personas que lo regentaban distribuían la droga no solamente a adultos, sino también a menores. Los agentes comprobaron que en al menos cinco ocasiones se había vendido estupefaciente a menores de 16 y 17 años.

La asociación, que había sido creada en 2016 “en un intento de revestir de aparente legalidad una actividad ilícita con ánimo de lucro, en la que se vendía droga a terceros y a menores de edad”, actuaba como “un auténtico supermercado de droga”, informó la Policía Nacional, que precisó que “unas 50 personas acudían diariamente y de manera continua para comprar droga”.

Tras reunir indicios de la actividad que se efectuaba en el local, incluida la venta a terceros y a menores de sustancias estupefacientes, se puso en conocimiento del juzgado de guardia de Pamplona, quien acordó la entrada y registro del inmueble, en el que se hallaron unas 15 personas, entre ellas las dos que lo regentaban el local y vendían droga a dos compradores que acababan de acceder al mismo. Además, se intervino cerca de medio kilogramo de hachís de gran pureza y 1.300 gramos de marihuana, esta última repartida por calidades e importes. Los precios estaban expuestos en varios puntos del local para informar a los compradores de los tipos de marihuana disponible y su coste.

Por estos hechos fueron arrestadas tres personas como presuntas autoras de un delito contra la salud pública, entre las que se encuentra el presidente de la asociación, y se ha tomado declaración como investigadas a otras dos, el secretario y el tesorero de la sociedad clausurada.

ESPACIO PARA EL CULTIVOEl local contaba con un anexo donde se estaba habilitando un espacio para el cultivo de marihuana, el cual fueron intervenidos varios filtros de carbono de grandes dimensiones, un ventilador radial, decenas de metros de tubo de extracción y decenas de paquetes de material aislante.

Los agentes intervinieron la documentación de la asociación y fichas de los socios, y confirmaron que varias de las personas a las que se les había ocupado droga saliendo de la asociación no eran socios de la misma y habían acudido a abastecerse de droga, sin que por parte de los responsables se produjera ningún tipo de control para evitar la difusión de la droga entre terceros.

Otro indicio más de que la asociación era un centro de distribución indiscriminado de marihuana, era que carecía de las preceptivas autorizaciones administrativas, ya que no contaba con licencia válida expedida por el Ayuntamiento, ni pudieron aportar documentación fiscal alguna que justificara su actividad.

Paralelamente, se efectuó una inspección en materia laboral por parte de inspección de trabajo, constatando que las dos personas que se hallaban regentando el local carecían de contrato, siendo uno de ellos ciudadano venezolano que tenía pendiente una orden de expulsión de territorio nacional. - J.M.S.