Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Las pinturas que escondía la ermita de Otadia

El hallazgo ha retrasado las obras y desde la parroquia no aseguran que estén finalizadas para las fiestas de Altsasu

Un reportaje de N. Mazkiaran Fotografía Cyr-pa - Viernes, 8 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Las pinturas, datadas entre los siglos XVI-XVII, se encuentran en la pared frontal y contiguas.

Las pinturas, datadas entre los siglos XVI-XVII, se encuentran en la pared frontal y contiguas.

Galería Noticia

  • Las pinturas, datadas entre los siglos XVI-XVII, se encuentran en la pared frontal y contiguas.
  • Las pinturas aparecieron entre la estructura del tejado y el techado de falsas bovedillas.

asolo unos días de la festividad de la Cruz, día grande las fiestas de Altsasu, el párroco Rafael Ayarra no se atreve a afirmar que las obras que se están realizando en la ermita del Santo Cristo de Otadia, estén finalizadas para el 14 de septiembre, fecha en la que se acude en comitiva. “Quieren acabar y andan a todo meter. Depende de los últimos detalles, que suele ser lo peor”, señala Ayarra. Lo cierto es que el novenario se está realizando en la parroquia y la expectación crece por ver cómo han quedado la ermita y especialmente las pinturas que aparecieron en julio durante las obras de adecuación y remodelación de la cubierta.

Las pinturas están datadas entre los siglos XVI y XVII. “La decoración es posterior a la época de recrecido de los muros, originales del siglo XVI, cuya modificación se llevó a cabo para colocar la cubierta” observa Mª Mar Navarro, de Cyr-pa, empresa de conservación y restauración. Se encuentran en la pared frontal y muros contiguos, a derecha e izquierda de la capilla. Se trata de una decoración monocroma, en un color rojo teja, aplicado sobre un fondo blanco, parcialmente entonado con dicho pigmento, con decoraciones de formas geométricas principalmente. Para la conservación del conjunto, dado su mal estado, en la intervención realizada se han eliminado morteros y pinturas superpuestas, además de consolidar el mortero y la pintura descubierta. Asimismo, se ha realizado una limpieza superficial, sellado de grietas y cerrado lagunas de montero. La restauración se ha llevado a cabo mediante la reintegración cromática.

“Hemos empleado una aguada en un tono inferior al original, que permita leer lo representado” apunta esta restauradora con más de 25 años de experiencia. “Los motivos que se apreciaban eran confusos, distinguiendo formas geométricas y alguna sección de una cruz” recuerda. A la vista de que la franja encontrada ofrecía pocos datos, propusieron descubrir hasta un metro de decoración, de cara a mejorar su lectura y conservar a la vista los restos de decoración encontrados a modo de testimonio documental. Al respecto, destaca la importancia de la concienciación social ante este tipo de hallazgos. “Ofrecen la oportunidad de conservar testimonios de épocas pasadas que enriquecen nuestra cultura”.

La ermita se encuentra cerrada desde diciembre, cuando el arreglo de una gotera dejó al descubierto el mal estado de la estructura del tejado. En aras de la seguridad, y con el recuerdo cercano del desplome del tejado de la ermita de San Juan en 2006, la parroquia decidió cerrar esta pequeña iglesia anexa al cementerio. Para su reapertura, era necesario suprimir las bóvedas y el entramado de maderas que la sujetan y limpiar la estructura de madera, dejándola a la vista para la renovación de la cubierta.

Si bien el presupuesto de las obras era de 76.000 euros, para cuya financiación la parroquia realizó un llamamiento, la aparición de las pinturas y otros imprevistos han aumentado esta cifra en otros 14.000 euros. “Ya teníamos la cantidad inicial, pero no los 90.000 euros que han resultado al final”, apunta el párroco, por lo que se volvió a hacer un nuevo llamamiento. “Los alsasuarras sienten esta ermita como suya y están respondiendo”, observa.

Herramientas de Contenido