Abierto de Estados Unidos

Stephens y Keys a la final

Tenis dos jóvenes valores locales vivirán hoy el gran sueño de luchar por el título del us open

EFE - Sábado, 9 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Madison Keys observa el efecto de su golpeo.

Madison Keys observa el efecto de su golpeo. (Jonh G. Mabanglo)

Galería Noticia

Madison Keys observa el efecto de su golpeo.

Houston (EEUU)- El tenis femenino estadounidense vuelve a vivir su mejor momento, una final del Abierto con dos jugadoras locales, sin que sean las hermanas Serena y Venus Williams. Madison Keys y Sloane Stephens, dos jóvenes valores, que hoy verán realizado el gran sueño de disputar el partido por título del último torneo de Grand Slam.

Ambas, después de las respectivas victorias que consiguieron en semifinales. Keys, decimoquinta favorita, arrolló 6-1 y 6-2 a su compatriota Coco Vandeweghe, vigésima, y Stephens por 6-1, 0-6 y 7-5 a Venus Williams. Ambas dijeron que haberlo logrado había sido el resultado de muchos sacrificios y espíritu de superación.

Las dos finalistas, que harán su debut en un partido por el título del Abierto de Estados Unidos y de un Grand Slam, lo hicieron al superar a rivales muy superiores en la clasificación mundial, y después de haber luchado con un largo proceso de recuperación de las graves lesiones que habían sufrido.

Keys, de 22 años, tuvo que superar las dos graves operaciones a que tuvo que ser sometida en la muñeca izquierda durante el 2016 lo que hizo que no le fuese nada fácil volver a estar entre las mejores.

“El sentimiento que tengo es algo increíble, tanto por haber llegado a mi primera final de un Grand Slam y del Abierto como por la manera como lo conseguí y todos los obstáculos que tuve que superar”, declaró Keys.

Por su parte, Stephens, que el pasado 8 de abril comenzaba a caminar para recuperarse de una operación a que fue sometida en el pie izquierdo, dijo que estar en la final del Abierto de Estados Unidos, era un sueño hecho realidad realizado a base de muchísimo trabajo y sacrificio.

“No tengo palabras para describir el sentimiento de haber conseguido llegar hasta aquí y todo lo que me costó”, declaró Stephens.

“Ha sido una jornada muy dura y larga, pero si alguien me hubiese dicho al comienzo de mi recuperación que podría jugar dos semifinales de Grand Slam y estar en una final, simplemente ni le hubiese escuchado”, afirmó.