Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El Parlamento rechaza la petición

UPN trata de distraer la comisión de Ultzama desprestigiando a Comptos

El Parlamento rechaza la petición de los regionalistas de solicitar al órgano fiscalizador los apuntes que los auditores utilizaron para elaborar el informe final al estar protegidos por la normativa

Andoni Irisarri / Oskar Montero - Sábado, 9 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El responsable de la asesoría jurídica de Comptos, Luis Ordoki, y la presidenta del órgano fiscalizador, Asun Olaechea, ayer en el Parlamento.

El responsable de la asesoría jurídica de Comptos, Luis Ordoki, y la presidenta del órgano fiscalizador, Asun Olaechea, ayer en el Parlamento. (Oskar Montero)

Galería Noticia

  • El responsable de la asesoría jurídica de Comptos, Luis Ordoki, y la presidenta del órgano fiscalizador, Asun Olaechea, ayer en el Parlamento.

pamplona- El Parlamento de Navarra retomó ayer la comisión que investiga la quiebra de la planta de biogás de Ultzama con una sesión negra para UPN. Los regionalistas fracasaron por quinta vez en su intento por paralizar los trabajos, y además vieron cómo una de sus últimas (y desesperadas) bazas por interrumpir el desarrollo de la comisión se esfumaba. UPN ya no podrá seguir diciendo que Comptos oculta información al Parlamento al no remitir los papeles de trabajo de los auditores. No, porque como ayer explicó la propia Asun Olaechea, presidenta de Comptos que compareció de forma voluntaria, los borradores que utilizan los técnicos para realizar sus trabajos forman parte del material confidencial que, con arreglo a la normativa, están impedidos de proporcionar los auditores. La Cámara de Comptos habla a través de sus informes y sus dirigentes, y por ninguna otra vía.

Pero lejos de aceptar con normalidad las explicaciones basadas en la realidad jurídica del órgano fiscalizador, UPN elevó de nuevo el tono y trató de emborronar una vez más la comisión. El papel de altos cargos del partido en un fallido proyecto que ha dado con más de 3,2 millones de euros de dinero público en la basura pone nerviosos a los de Esparza, que ayer optaron directamente por la descalificación directa de Comptos para desviar la atención de la gravedad de los hechos acaecidos en la planta de biogás de Ultzama. Dijo Sergio Sayas, portavoz regionalista en la comisión, que con su negativa a facilitar esos papeles confidenciales Comptos estaba siendo opaco, que estaba contribuyendo a alimentar una sospecha y hasta que Asun Olaechea se había declarado en rebeldía.

Normas de la auditoríaPero nada más lejos de la realidad. Olaechea compareció ayer junto con el director de los servicios jurídicos de Comptos, Luis Ordoki, para aclarar una polémica exclusivamente alimentada por UPN. Y que, además, tiene una fácil explicación. La negativa del órgano fiscalizador a remitir a la comisión, a instancias de UPN, los papeles de trabajo que utilizaron sus auditores para elaborar el informe final de la planta de Ultzama no tiene nada que ver con una decisión arbitraria. Está simplemente sustentada en el cumplimiento de la ley. Así lo explicó la propia Olaechea, que aseguró que “la auditoría pública está sometida a normas” que son claras con respecto a los papeles de trabajo. La normativa considera que los apuntes, borradores y ensayos previos forman parte de la elaboración de un informe definitivo, que es el único que tiene validez. “Los borradores ofrecen una visión incompleta y por tanto no válida”, y por eso se cuida especialmente de no divulgar documentos que puedan construir planteamientos parciales. En el caso de la Cámara de Comptos, esto queda especificado en el reglamento para los Órganos de Control Externo Autonómicos (OCEX) que suscribe Navarra, junto con el resto de comunidades del Estado, en documentos que son aprobados por las Conferencias de Presidentes. Concretamente, la guía 1320 especifica en su apartado séptimo que “salvo que una ley establezca expresamente lo contrario, no se facilitará acceso a los papeles de trabajo ni a la información que tenga carácter auxiliar o de apoyo, como la contenida en notas, borradores, opiniones, resúmenes, comunicaciones e informes internos o entre órganos del OCEX o con otras entidades”. Teniendo eso en cuenta, y que sólo los informes definitivos emiten la opinión de Comptos, Olaechea rechazó de plano las insinuaciones de falta de colaboración y, muy al contrario, se prestó a colaborar “en lo que sea necesario, ya sea con informes o todas las comparecencias que hagan falta”.

Esta negativa de Comptos, además, fue apoyada por un informe jurídico elaborado por los letrados de la institución y que fue firmado por unanimidad. Luis Ordoki, director de este servicio, compareció ayer también para rechazar “que se diga que el informe ha creado alarma o que seamos opacos”. “Comptos por supuesto que tiene que ayudar a esclarecer los 4 millones enterrados en la planta, pero lo hará preservando el trabajo de sus auditores y por los medios adecuados, que son los informes definitivos”, concluyó.

el informe

cinco meses y cuatro borradores

“Trabajo complejo”. Olaechea detalló paso por paso el recorrido que tuvo “un informe complejo” como el de Ultzama. El trabajo de campo (de recopilación de información) lo llevaron a cabo dos técnicas entre julio y noviembre de 2016. Con ese material se elaboró un primer borrador. Posteriormente y conforme se fueron realizando nuevos hallazgos se confeccionó un segundo borrador que fue evaluado en una reunión junto con Ordoki y Olaechea. Con las aportaciones se realiza un tercer borrador que se denomina “sujeto a cambios”, que incluso se reenvió al exalcalde Patxi Pérez, que sólo hizo alegaciones incluidas en un cuarto informe, denominado provisional y que es la antesala al definitivo. Ese documento se reenvió a los departamentos del Gobierno, los exalcaldes y el actual consistorio para que hagan alegaciones. Las que fueron aprobadas se introdujeron en el informe definitivo, que es el que tiene validez y que se publicó el 27 de abril.

Herramientas de Contenido