Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

vecinos

Un cuarto de siglo jugando y aprendiendo en euskera

Cada verano 80 niños y niñas del Pirineo disfrutan de los talleres, un espacio donde, desde hace 25 años, juegan y se relacionan sólo

en euskera

Patricia Carballo - Sábado, 9 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El buen recuerdo de niños cuando hacían los talleres ha hecho que, con el tiempo, muchos de ellos hayan acabado siendo monitores.

El buen recuerdo de niños cuando hacían los talleres ha hecho que, con el tiempo, muchos de ellos hayan acabado siendo monitores. (P.C.)

Galería Noticia

  • El buen recuerdo de niños cuando hacían los talleres ha hecho que, con el tiempo, muchos de ellos hayan acabado siendo monitores.

AURITZ- Desde hace 25 años, ya no se concibe un solo verano en el Pirineo sin los talleres de euskera. Antes de acabar la escuela en junio, los chavales ya están deseando volver a juntarse con sus amigos y divertirse en euskera en un ambiente más informal. Y eso se ha conseguido gracias a la iniciativa de las técnicas de euskera de la zona, Teresa Iribarren e Idoia Zabalza, que desde hace un cuarto de siglo organizan estas actividades estivales para fomentar el uso del idioma entre los niños.

Todo comenzó en la escuela, a raíz de los talleres de teatro y expresión corporal subvencionados por el Gobierno de Navarra e impartidos por Javier Satrustegi. “Empezamos a hacer alguna programación de actividades de cultura, teatro y ahí incluimos los talleres. Tuvieron muchísima aceptación, entonces no había extraescolares ni música como ahora”, recuerdan. Pronto, las escuelas del Pirineo se fueron adaptando al modelo D de euskera, por lo que las técnicas vieron una posibilidad en los talleres de verano de extender el euskera a una actividad lúdica extraescolar. A través de juegos, manualidades, excursiones o actividades creativas, se han ido sucediendo diferentes generaciones de monitores como Pili Fagoaga o Nere Ubau, que ahora llevan a sus hijos a los talleres o alumnos como Izaskun Zabalza o Goretti Urtasun, que ahora hacen el papel de monitoras. “Lo bonito que tienen los talleres es el relevo. Eso es porque te quedas con un recuerdo muy bueno de cuando eras pequeño. Teníamos mucha ilusión e íbamos muy a gusto”, aseguran varias de ellas.

Con todo, una media de ochenta niños y niñas de los valles de Aezkoa, Erro, Auritz y Luzaide disfrutan en euskera cada verano dos veces por semana por los diferentes pueblos de la comarca, según las necesidades de cada uno. “Es muy importante que el ocio y tiempo libre de los niños y niñas sea en euskera y también es un logro que hayamos normalizado su uso y que a nadie le llame la atención que sólo se haga en euskera”, añaden desde Dindaia, una fundación que colabora con el servicio de euskera desde 2005.

cambio de GUSTOSCuando tanto las técnicas como las monitoras hablan de aquellos primeros años, les viene a la cabeza cuánto disfrutaban con las actividades de rafting, caballo o acampadas. Entonces había más ayudas del Gobierno de Navarra, se trasladaban en un taxi y no tenían tantas restricciones normativas como ahora para organizarlas. Asimismo, reconocen que en los inicios los padres estaban mucho más involucrados con las actividades y que tenían claro cuál era el objetivo: relacionarse en euskera. “Ahora muchos padres y madres trabajan y no tienen tanta facilidad para desplazar a sus hijos y compaginar sus trabajos. Buscan la tranquilidad y dejar a sus hijos como en cualquier clase extraescolar”, confiesan. Y parece que no sólo los aitas, ya que los gustos de los chavales están cambiando y son más exigentes con la calidad de las actividades. Sin embargo, las técnicas de euskera admiten que los jóvenes buscan desconectar de la rutina diaria. “Están saturados todo el año de clases extraescolares, música, pelota, fútbol, y en verano lo único que quieren es estar con la bici por el pueblo y jugar con sus amigos”, expresa Iribarren. Sin embargo, siguen disfrutando en euskera en compañía de sus amigos y han realizado actividades como El Conquistador, talleres de radio y de cocina, cuentos para fomentar la multiculturalidad o actividades donde desarrollan su capacidad creativa y artística, aprovechando, por ejemplo, la temática de las fiestas de los pueblos.

Con más o menos ilusión, lo cierto es que los talleres están más vivos que nunca y que es un espacio de encuentro para todos donde poder crecer, aprender y divertirse en euskera.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia