Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
María Solana consejera de Educación

“Lo que me preocupa de la OPE docente es que sea lo más consensuada posible”

El curso académico 2017-18 ya está aquí. La consejera de Educación, María Solana, repasa sus novedades, los debates pendientes y los planes de su departamento

G. Montañés Javier Bergasa - Domingo, 10 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Solana, en la sede del departamento de Educación.

Solana, en la sede del departamento de Educación. (Javier Bergasa)

Galería Noticia

Solana, en la sede del departamento de Educación.

Pamplona- Del acuerdo con la red concertada a la reunión con el cuatripartito, y una jornada después con la Mesa Sectorial de Educación, para tratar la OPE docente pendiente. De la presentación de los 16 centros educativos que estrenarán, de forma piloto, el plan estratégico sobre coeducación a la inauguración del año académico en la Universidad Pública de Navarra y la reivindicación de que el centro cuente con un plan de financiación plurianual. Eso en dos días. El inicio del nuevo curso, escolar y universitario, de 2017-2018 ha disparado la actividad educativa. Y no solo en las clases, también en el Parlamento foral y en el día a día de muchas familias.

La consejera navarra de Educación, María Solana, afronta su primer inicio de curso tras sustituir, el pasado mes de abril, a José Luis Mendoza, en el que ha sido el único cambio en una consejería en el Gobierno de Uxue Barkos. Muchos de los temas que han generado polémica en torno al mundo educativo siguen ahí. Solana explica las novedades de este nuevo arranque, como la extensión de la jornada continua y flexible, y temas que persisten, como el PAI (Programa de Aprendizaje en Inglés), la extensión del modelo D (educación en euskera) en la zona no vascófona o la inversión en la escuela pública.

¿Cómo valora el inicio de curso? ¿Qué novedades cree que marcarán este año académico?

-Lo primero que quiero valorar es que ha arrancado y lo ha hecho con normalidad. Puede parecer una perogrullada, pero no lo es. Máxime cuando mucho agorero anunciaba lo peor para este inicio de curso. Seguimos con el sistema de contratación de vacantes, con la exigencia del máster al profesorado, con unas rutas de transporte revisadas, con unos centros que han empezado con nuevas jornadas continuas, con un inicio anticipado por el adelanto de los exámenes de septiembre a junio... Son muchas novedades, y los centros están en marcha.

La jornada continua se extiende. ¿Ve a todos los centros preparados para ello?

-Esta tendencia es ascendente en los centros. Desde que en el curso 2007-2008 se inició la jornada continua, entonces con un centro, se pasó hasta 14 centros durante el curso 2016-2017 y para este nuevo curso, 2017-2018 se han sumado otros 59. Habrá que ver, por ejemplo, en temas como el transporte, cómo se compaginan los deseos de unas familias y otras. Pero, sobre el cambio de jornada, me parece bien que se establezca un cambio si antes ha habido una consulta y ha habido una mayoría establecida.

El plan de coeducación llega a 16 centros educativos de forma piloto. ¿La previsión es que más adelante extienda a todos?

-Hasta ahora, este es un tema que se hacía de manera militante, se dejaba a la voluntariedad de los centros, y es de agradecer que no sea así, que se haga de forma organizada, respondiendo a la ley y que se apueste por la formación.

El modelo D (educación en euskera) llega durante este curso a tres nuevos centros en la zona no vascófona (Allo, Ancín y Olite). ¿Esperaba una demanda mayor?

-No sé si alguien pensaba que íbamos a pasar de 0 a 100, que además no sé si habría sido bueno. Lo que hay que entender es que se están reconociendo derechos, y cada uno puede tomar de manera libre una decisión. Tiene sentido que haya unos centros de referencia y que, con el tiempo, haya una normalización a todos los niveles. Es lo que nos trasladan en los pueblos.

Este pasado curso varió el sistema de prematrícula, con unos centros de referencia y una solicitud con dos partes, según defendió Educación, tras ser cuestionada por el Consejo de Navarra. ¿Este año se mantendrá este sistema?

-Lo revisaremos. Ni esta pasada prematrícula fue como la anterior, ni probablemente la siguiente sea igual. El primer año también se mandó una carta para avisar de esta novedad, y el segundo año no se hizo. Este año veremos lo que hay que hacer.

Tras la evaluación que se realizó sobre el PAI, seis nuevos centros han entrado y ninguno ha salido. ¿En qué punto está el programa ahora?

-En el PAI se ha puesto un poco de orden, porque se trata de un programa que cada quien lo había implantado como buenamente había podido. Ahora se ordena la entrada y se exige un proyecto lingüístico, que me parece lo mínimo y razonable. Y la evaluación no ha terminado, porque requiere una continuidad.

¿Navarra se planteará, en una OPE, pedir el requisito de inglés?

-Madrid no ha respondido, ha dejado caer que lo estudiará, pero no ha dado pasos. UPN dijo que si se quiere se puede, pero ellos no lo hicieron. La solicitud está hecha.

Han anunciado que este curso será año de OPE docente. De Secundaria y, en principio, con plazas pendientes de 2015 de Infantil y Primaria pero, ¿se puede ir más allá en el número de plazas?

-Este año [académico] va a ser año de OPE. Tenía que haberlo sido en 2017, pero se retrasó porque Madrid tardó tantísimo en darnos la información que necesitábamos sobre la tasa de reposición. No podíamos esperar más, y creo que posponerla a 2018 fue la decisión acertada. Ahora esperamos a que Madrid nos confirme en número de plazas, que espero que sea en próximas fechas, y entonces trasladaremos la propuesta de reparto. Hablamos de una OPE para Secundaria, Formación Profesional... y hay un aparte, que son 73 plazas de Infantil y Primaria que vienen de una OPE que hubo en 2015 y no se sacaron. Y en marzo del año que vienen caducan, así que tenemos que decidir si incluirlas o no. La idea del departamento es sacar esas plazas generalistas, que no serían de especialidades.

La OPE de Infantil y Primaria de especialidades de 2016 generó una larga polémica, con diferencias dentro del propio cuatripartito. Pero entonces se habló de retomar más plazas en 2018.

-La previsión de este gobierno era hacer un año de la legislatura Infantil y Primaria, y otro Secundaria. Tocaría el próximo año hacer esto, pero hay urgencia con las plazas que vencen. Habrá que ver qué dicen los sindicatos.

¿Le preocupa el debate pendiente sobre esas plazas de Infantil y Primaria que se anunciaron para 2016 y, al final, se optó por una OPE con menos plazas?

-A mí me preocupa que la propuesta sea lo más consensuada posible. Ya hemos hablado de este tema con el cuatripartito. Quiero que la propuesta que llevemos a Mesa General sea lo más consensuada posible. La temporalidad es tan alta que necesidades hay en todos los cuerpos donde miremos. En todas las especialidades, etapas... y lenguas. La temporalidad no tiene idioma.

El viernes, en un comunicado, Educación afirmó que apuesta por una lista única, tema que genera posiciones encontradas entre los sindicatos.

-El departamento apuesta por una lista única por cada cuerpo, en el que se tengan en cuenta todos los idiomas y habilitaciones de cada persona.

Hablan de plantear un debate con los sindicatos. ¿De qué dependerá la decisión final?

-Nuestra voluntad es hacerlo, luego habrá que ver cómo. Es una intención que ya se planteó en la anterior OPE, y entonces se dijo que no daba tiempo. Ahora queremos estudiar cómo se haría esa lista precisamente para que dé tiempo, con datos, y qué consecuencias tendría.

Últimas Noticias Multimedia