Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Hay diferencia: Hitler perdió, Franco ganó

Javier Orcajada del Castillo - Lunes, 11 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Cuando faltan noticias o se quiere ocultar algo que se teme, se acude al monstruo del Lago Ness. Ahora toca el Pazo de Meirás. Como si la Fundación Francisco Franco se hubiera creado recientemente. Sus detractores argumentan que no se comprendería que en Alemania se fundara un grupo para enaltecer a Adolf Hitler o en Italia a Mussolini. La diferencia está en que Franco ganó la guerra y Hitler perdió la suya. La gente debe desconocer qué es el botín de guerra. Los franquistas y sus herederos están disfrutando del que lograron como vencedores en la Cruzada. Es cierto que en Alemania se persigue legalmente la exaltación del Führer, pero no se puede olvidar que en el III Reich, a excepción de comunistas, judíos, algunos intelectuales y razas marginales, el 90% era simpatizante de las orgías racistas nazis, a pesar de que no todos pertenecieran al NSDAP. En la mente de cada alemán había un ser de raza superior. Actualmente muchos alemanes que vivieron aquella locura bélica tienen oculta en la mente la semilla nazi, pues las leyes al respecto actualmente son muy restrictivas. Aunque la mayor parte de los altos mandos que sirvieron al Reich supieron cambiar de chaqueta para convertirse en demócratas y salvaron el pellejo. Pero, si las circunstancias cambiaran y hubiera que calarse de nuevo el gorro militar y las botas, todos ellos volverían a defender la Heimatland. De los alemanes jóvenes actuales que no conocieron aquellas aventuras militares y racistas hay poco que esperar, pues no es que no sean patriotas, es que carecen de ideología, se limitan a buscarse la vida sin pensar en los demás. Se ha impuesto la del sistema: vacaciones en países subdesarrollados ideológicamente, tomar el sol hasta achicharrarse, alcohol barato que les estimula para hacer balconing, y si terminan vivos, volver a la Bundesrepublick a su minijob, arruinando a los países miserables de la periferia. Enloquecen en festivales de música basura apoyados con estridentes altavoces y luces cegadoras que provocan delirios por su alta calidad y por el alcohol que trasiegan. Esa es la gloria del sistema: ahora manipulan sus mentes con ruidos y luces. En Hitlerszeit la droga alienante era la superioridad de la raza aria, ahora ya no necesitan la violencia militar para controlar a las masas. Ahora tienen el BCE y los serviles funcionarios de Bruselas para conquistar sin traumas Europa. Aunque la Fundación Francisco Franco sea ilegalizada y el Pazo de Meirás pase al Patrimonio Nacional, aún hay muchos beneficiarios del alzamiento en el PP, PSOE y otros vencedores preguntando: “¿Qué hay de lo mío?”.

Herramientas de Contenido