Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Nosotros no pusimos las mugas

El ‘Tratado de límites de 1856’ obliga a todos los municipios del pirineo a revisar sus lindes, pero algunos se niegan

Un reportaje de Lander Santamaría | Fotografía Juan Mari Ondikol - Lunes, 11 de Septiembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Los concejales vecinos de Ezpeleta, Itsasu y Baztan en la muga 76, en la revisión del año 2010.

Los concejales vecinos de Ezpeleta, Itsasu y Baztan en la muga 76, en la revisión del año 2010.

Galería Noticia

  • Los concejales vecinos de Ezpeleta, Itsasu y Baztan en la muga 76, en la revisión del año 2010.
  • Estelada de Catalunya.

Episodios municipales

Muga. Del vasco muga, mojón (Diccionario de la Real Academia Española, DRAE). Señal clavada en el suelo, generalmente un poste de piedra, que sirve para marcar el límite de un territorio o de una propiedad, o para indicar las distancias o la dirección en un camino. Estos días, los corporativos de Baztan han recorrido los más de 50 kilómetros que el valle tiene con sus vecinos de Laburdi y Baja Navarra, en cumplimiento de lo establecido en el Tratado de Límites de 1856 suscrito entre Francia y España, para comprobar que se encuentran en su sitio y en buenas condiciones.

El derecho de propiedad parece que procede del tiempo de los romanos, como tantas otras leyes, disposiciones o costumbres y al menos en lo que se refiere a la privacidad, al individuo. El Valle de Baztan, a lo largo de su historia, ha vivido, sufrido o aplicado más o menos pacífica o por la fuerza, este derecho respecto de sus vecinos laburdinos y bajonavarros y más franceses que nunca desde la Revolución Francesa incluso con la deportación y obligado exilio de miles y miles de vascos hacia departamentos del interior cuando no a la cárcel o cosas peores.

Con todo, los pueblos, los municipios de Sara (mugas 56 a 67), Senpere (67 a 73), Urdazubi/Ainhoa (73 a 75), Ezpeleta (75 y 76), Itsasu (76 a 81), Bidarrai (81 a 90), Baigorri (90 a 102), Banka (102 a 114), Aldudes (102 a 137) y Urepel, de la 137 a la 140, han mantenido relaciones de vecindad y hermandad aceptablemente pacíficas y circulado llana y libremente sin mayor caso de semejantes limitaciones decididas desde Madrid y París.

El trazado “a cordel” desde tales distancias capitales produjo situaciones curiosamente beneficiosas para algunos, que, de la noche a la mañana, se encontraron con sus casas partidas en dos (mitad en el Estado francés y mitad en el español) y fue como si les tocara la lotería sin comprar boletos, que ya es. La industria del contrabando y del comercio florecieron como acacias y todavía perduran. “Nosotros no pusimos las mugas”, me comentaba Xabier Arzallus en cierta ocasión, luego no es nuestro problema si la gente se aprovecha o no de ellas.

Luego, está la historia de la revisión anual que los representantes de los municipios llevan a cabo con escepticismo y con ganas de mantener histórica relación que otra cosa, almuerzan juntos, le pegan un tiento a la bota, conversan y todo eso. Pero no todos, pues, en el límite de Francia y Catalunya, alguien puso costumbre de comer con gobernador civil, fuerzas policiales y otros centralistas añadidos, a cargo de los ayuntamientos claro, hasta que los ediles catalanes dijeron ¡prou!(¡basta!). Se negaron a revisar mugas que no reconocían y dijeron que lo de comer y beber de gorra se había acabado y el que quisiera mugas y comida que se lo pagara. Y hasta hoy.

las claves

“Cojín es a cojón, como cojón es a equis;por lo tanto me importa tres equis que me cierren la edición”, dice la leyenda urbana que se publicó en la fenecida e inolvidable La Codorniz tras uno de sus múltiples secuestros por la censora censura de aquel “fresco general procedente de Galicia”. No pensábamos, soñar es gratis, que lo volveríamos a ver ni conscientes de esta democracia de baja intensidad y más que dudosa calidad que cuentan disfrutamos, hasta que hemos visto el penoso espectáculo de allanamiento del semanarioEl Vallencde Alt Campy la imprenta Indugraf de Constantí, ambas en Tarragona.

“En er mundo” y no en el pasodoble famoso precisamente, esto debe ser la escojonación, impensable en país que se diga civilizado y que no funcione a golpe gubernamental de justicia y policía, quizás empecinado en su último recurso fontanero por cerrar la tubería por la que cada mes las encuestas le conceden un diputado menos. Esto no es, indudablemente, lo del jefe de policía estadounidense que ante algún delito o crimen ordena: ¡Que llamen a la prensa!

Más satisfactorio y decente, ejemplar, que, con el mismo brutal acoso judicial, policial y por supuesto mediático a la cuestión catalana, se habrían aplicado a la escandalosa corrupción que ha arrasado (arrasa) el país y enmierdado al partido gubernamental (más de 900 cargos investigados, imputados y algunos en la trena) y su íntimo colaborador porque les da la real gana en la reforma constitucional.

En 2008 Groenlandia amplió su autonomía de Dinamarca en referéndum sobre su autogobierno, más recursos económicos, control de sus recursos petrolíferos y posibilidad de acogerse al derecho de autodeterminación. Ese año, Kosovo se reconoció Estado soberano por 111 de los 193 miembros de Naciones Unidas (los Estados Unidos y la mayoría de la Unión Europea y cada día más), y en 2014 Escocia celebró, sin problema ninguno con el Reino Unido, un referendo para que decidiera o no su independencia, y lo volverá a convocar siempre que quiera.

Aquí no, aquí no es que no se pueda optar por mayor autodeterminación o la independencia si se tercia (Resolución 1514 de la Asamblea General de las Naciones Unidas), aquí es que, en función de no se sabe qué trasnochado chauvinismo, lo que ni siquiera se reconoce y permite es el derecho a decidir. O sea, se puede robar (algunos) pero no se puede votar. ¡Cojonudo, con perdón!.

Hoy lunes, es la Diada Nacional, la fiesta oficial de Catalunya que conmemora la caída en 1714 de Barcelona en manos de los borbones, antecesores de los campechanos actuales. El pueblo catalán, quien quiera hacerlo, saldrá a la calle a dejar testimonio de sus sentimientos. Primer paso al 1º de octubre, tras el que, se vote o no, pase lo que pase, la cuestión catalana persistirá. Así se allanen periódicos o registren imprentas. Igual que hacía Franco. - LMS

Lo que queda del día

Generosidad. A las bienaventuranzas conocidas, reconociendo su rutinario martirio se debería añadir una más, que podría decir así: “Bienaventurada ‘Telecinco’ que se ocupa de mantener y asalariar a tantos y tantos menesterosos y demás fauna incapaz de haber dado en su vida un palo al agua. ¡Ah, y a toda la tropa de víboras y vampiros que se dedican a hurgar en toda clase de vergüenzas ajenas!”.

el párrafo

“...de nuevo se abrirán laS grandes alamedas”

“El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse. Superarán otros hombres este momento gris y amargo, donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor”. (Salvador Allende Gossens, presidente constitucional de Chile, último discurso antes de morir en el Palacio de la Moneda tras el golpe militar del 11 de septiembre de 1973). Tal día como hoy, hace 44 años.

de aquí

Robo sacrílego. ”En la noche del día 12 han sustraído de la parroquial de Arrayoz varios objetos de plata, tres cálices, uno de ellos sobrevalorado con sus correspondientes patenas, dos copones y una naveta, y unas cien Formas consagradas, así como una respetable cantidad en metálico de los cepillos, y han dejado la custodia hecha pedazos. Se practican las oportunas diligencias” (15/09/ 1917).

Herramientas de Contenido